El Comercio

«Susana Díaz eligió a Javier Fernández por su tolerancia hacia la corrupción en Asturias»

Segundo González.

Segundo González. / Álex Piña

  • «Tendremos que esperar a que termine la legislatura de esta gran coalición en diferido para conseguir un cambio real», asegura el diputado Segundo González

El diputado de Podemos por Asturias en el Congreso de los Diputados, Segundo González, considera que el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, fue elegido por la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, para "negociar la abstención con el PP por su tolerancia hacia la corrupción" en su comunidad.

En una nota de prensa, González ha salido al paso de las declaraciones del presidente del Principado y de la gestora del PSOE, que esta semana ha asegurado que no ha escuchado nada nuevo en la declaración judicial de Francisco Correa que pueda condicionar una abstención ante la investidura de Mariano Rajoy.

El congresista de Podemos asegura que el "no hay nada nuevo" de Javier Fernández respecto a la trama Gürtel "refleja una actitud de cinismo hacia la corrupción que encaja con el historial de casos que rodean a la Federación Socialista Asturiana. Entendemos que Susana Díaz haya elegido a Fernández para negociar la abstención con el PP por su tolerancia hacia la corrupción".

Recuerda el diputado asturiano que Asturias "aporta al ominoso historial de la corrupción en España casos como el de los sobrecostes de las obras de El Musel, la trama Marea, la operación Pokemon, el caso Fernández Villa o el de La Camocha". En opinión de Segundo González, "las obscenas declaraciones de Francisco Correa en los juzgados explicitan el funcionamiento mafioso de unas pocas empresas y políticos que mantienen secuestrada la democracia y cuya actuación supone un coste total de 48.000 millones de euros al año sólo en sobrecostes, según la Comisión Nacional del Mercado de Valores".

El representante asturiano en la Cámara Baja lamenta que "el hecho de que el PSOE haya descartado un pacto con Podemos para formar un Gobierno de cambio supone renunciar a resolver las crisis económica, institucional y territorial que lastran la calidad democrática y la competitividad de nuestro país". Así las cosas, añade, "tendremos que esperar a que termine la legislatura de esta gran coalición en diferido para conseguir un cambio real que sólo puede venir de la mano del espacio político abierto por Podemos".