El Comercio

La hospitalización de Villa reabre el debate sobre si podrá ser juzgado

La hospitalización de Villa reabre el debate sobre si podrá ser juzgado
  • El exsecretario general del SOMA continúa ingresado en Medicina Interna tras sufrir un desvanecimiento el pasado miércoles

La hospitalización de José Ángel Fernández Villa desde el pasado miércoles, cuando fue ingresado por Urgencias tras perder el conocimiento en su propio domicilio, ha vuelto a abrir el debate sobre si finalmente podrá o no ser juzgado. El exsecretario general del SOMA, investigado por la Fiscalía Anticorrupción tras la regulación de 1,2 millones de euros en la amnistía fiscal que impulsó Cristóbal Montoro e imputado por un presunto delito de apropiación indebida, podría eludir sentarse en el banquillo si se demuestra que no está en plenas facultades mentales, como mantiene su defensa y su propia familia.

Varias fuentes jurídicas consultadas explican que si se comprueba que el acusado sufre una «demencia sobrevenida» tras cometer el presunto delito, se le aplicaría el artículo 383 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Esto implica que, según reza el citado artículo, «se mandará archivar la causa por el tribunal competente hasta que el procesado recobre la salud, disponiéndose además respecto de éste lo que el Código Penal prescribe para los que ejecutan el hecho en estado de demencia». Esto no impediría, puntualizan estas mismas fuentes, que la acusación, en este caso el propio sindicato SOMA, pueda continuar la causa abierta contra el otro procesado, Pedro Castillejo, e incluso pedir responsabilidad civil a Villa o a quienes disfruten de sus bienes.

Aunque todas las fuentes consultadas coinciden en que conseguir que sea declarado inimputable con la aplicación de este artículo es la opción más clara para la defensa del exsindicalista, su abogada aún no lo ha solicitado. En sus numerosos recursos, la letrada Ana García Boto se limita a argumentar que su cliente no puede declarar ante un juzgado porque no tiene capacidad para defenderse y, por lo tanto, hacerlo podría vulnerar sus derechos.

Es precisamente esto lo que Simonet Quelle Coto, la titular del juzgado ovetense que instruye el caso, trata de dilucidar en estos momentos dadas las versiones contradictorias que existen al respecto, estando de hecho pendiente un nuevo examen neurológico por parte de un especialista propuesto por la acusación. «Una cosa es que no pueda declarar y otra cosa es que se le considere inimputable y se archive la causa. Es posible que su abogada esté jugando con los tiempos», comentan fuentes acreditadas, que entienden que, teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad degenerativa, es probable que cuando comience el juicio el grado de demencia del acusado esté mucho más avanzado y sea entonces cuando su defensa reclame la aplicación del artículo.