El Comercio

Los afiliados de Oviedo rechazan la abstención por abrumadora mayoría

Asistentes a la asamblea extraordinaria de la AMSO, celebrada ayer.
Asistentes a la asamblea extraordinaria de la AMSO, celebrada ayer. / PABLO LORENZANA
  • Algunos de los militantes más cercanos a la ejecutiva de la FSA abandonaron la reunión antes de la votación

Los afiliados al PSOE de Oviedo rechazaron ayer por abrumadora mayoría la abstención a un gobierno de Mariano Rajoy, durante la asamblea extraordinaria que celebró la agrupación municipal. Lo hicieron aprobando -con 95 votos a favor, 5 en contra y 5 abstenciones- una proposición de resolución que solicita a la comisión gestora presidida por Javier Fernández y al Comité Federal el mantenimiento de la negativa al gobierno del PP. Según el documento aprobado, esta postura «significa responsabilidad ante la ciudadanía, respeto a los compromisos electorales, a los principios socialistas, a los valores democráticos, a la dignidad, a la ética y a la honestidad política» y, también, «el rechazo absoluto a un partido reaccionario y corrompido como es el PP». Además, en caso de que la dirección del partido pretenda reconsiderar esta decisión, los militantes ovetenses requieren que se efectúe una consulta a la militancia con carácter vinculante.

La proposición recuerda a la gestora que está obligada a cumplir las funciones que le han sido asignadas estatutariamente, sin «cronificarse», instando al comité a convocar un proceso de primarias y posterior congreso, con el objetivo de resolver la elección del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno y del secretario general del PSOE. El último punto del texto se refiere a la democracia participativa y defiende la participación activa de la militancia.

Se oyeron, sin embargo, algunas voces discordantes. El exalcalde de Oviedo y exeurodiputado Antonio Masip abogó por «recuperar el mal paso del laberinto en que nos metimos mayoritariamente, siguiendo al tándem sin apenas ideas de fuste, sin liderazgo social, de Sánchez/Luena». Además, lanzó una pregunta a quienes se oponen a la abstención: «¿No está suficientemente clara nuestra oposición a la derecha política y nuestra voluntad de seguirla, controlando sus desmanes con un grupo político de 85 diputados y no con menos como algunos pretenden numantinamente dentro de nosotros mismos?».

Entre los más de cien militantes que acudieron a la asamblea de la AMSO -46 pidieron la palabra-, se encontraban, además de todos los concejales socialistas ovetenses, el secretario de Administración de la FSA, Aquilino Díaz; la secretaria de Educación y Cultura, Dolores Guerra, y la consejera de Hacienda y Sector Público, Dolores Carcedo. Estos tres y los más cercanos a la FSA abandonaron la reunión antes de la votación. Otros militantes se quedaron, pero se negaron a votar en desacuerdo por la presentación de una propuesta de resolución, no incluida en el orden del día y en asamblea extraordinaria.

Reunión en el Noroccidente

El PSOE también se reunió en el Noroccidente. El alcalde de Valdés, Simón Guardado, recordó que, al final, la decisión «está en manos del comité federal y hay que buscar la mejor solución para el partido», pero reconoció que, en su opinión, «lo mejor es la gobernabilidad». En el encuentro, dijo, «imperó la coherencia con esta idea, aunque se manifestasen otras opiniones». Mucho más crítica, Trifina García, secretaria de Coaña, explicó que su agrupación no asistió a la reunión al estar «en total desacuerdo con esas reuniones que se mantienen a nivel comarcal amedrentando a la gente». Se mostró, además, «muy indignada y decepcionada con Javier Fernández, con la postura de la FSA y con una gestora que está manipulando el voto a la abstención». Y criticó que muchos de quienes «en privado» defienden el 'no' ayer abogasen por la abstención, «cavando su propia tumba, porque en sus agrupaciones están en contra».