El Comercio

División en el PSOE de Mieres sobre la abstención al Gobierno del PP

Jesús Gutiérrez, con Fernando Lastra y Guillermo Martínez, ayer, en la asamblea.
Jesús Gutiérrez, con Fernando Lastra y Guillermo Martínez, ayer, en la asamblea. / JESÚS MANUEL PARDO
  • Gutiérrez cerró filas en torno a la postura de la FSA, pero muchos de los 34 intervinientes defendieron el 'no' y pidieron un congreso urgente y primarias

A nadie sorprendió que el presidente de la gestora del PSOE en Mieres, Jesús Gutiérrez -también secretario de Organización de la FSA- cerrase filas en torno a la postura defendida por la dirección del partido en el Principado y apostase por la abstención a un gobierno del PP. No fue el único, pero también fueron muchos quienes defendieron el 'no' a facilitar la investidura de Mariano Rajoy. A diferencia de otras asambleas celebradas ya en algunos municipios, en esta no se votó nada. No se sometió a la militancia ninguna propuesta de resolución. Pero sí hubo debate, y mucho, en un encuentro al que también asistió el portavoz del grupo socialista en el Parlamento asturiano, Fernando Lastra, y el consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, Guillermo Martínez.

Quienes se manifestaron en contra de la abstención sacaron a relucir los diferentes casos de corrupción que azotan al Partido Popular. También instaron a la celebración urgente de un congreso y de primarias para elegir al próximo secretario general del partido y al candidato a la presidencia. Hubo incluso quien pidió dimisiones entre la actual dirección del PSOE. La reunión duró horas, algo fácil de prever al principio de la misma, cuando se solicitaron 34 turnos de palabra.

Fue una asamblea muy diferente a la celebrada anteayer por la Agrupación Municipal Socialista de Oviedo. Allí, el debate también fue intenso, pero además se sometió a votación de los afiliados una propuesta de resolución y el 'no' a la abstención ganó por abrumadora mayoría. Los militantes más cercanos a la FSA (principalmente, los cargos) abandonaron la sala. Otros afiliados se quedaron, pero se negaron a participar en una votación que, protestaron, además de celebrarse en una asamblea extraordinaria no se encontraba en el orden del día.

A este respecto, el coordinador de Izquierda Socialista en Asturias, Benjamín Gutiérrez, aclaró ayer que «las propuestas urgentes se plantean a la Mesa, que puede aceptarlas o no». En el caso de la propuesta de resolución aprobada en Oviedo fue admitida, pero si no lo hubiera sido «se habría podido pedir a la asamblea que se manifestase sobre si debía aceptarse o no». No hizo falta y se procedió a la votación -tras escuchar más de treinta de las 46 intervenciones solicitadas-, «tal y como contempla el artículo 21 del reglamento de asambleas». En atención a éste, añade Gutiérrez, «los partidarios de la abstención también habrían podido presentar un procedimiento de urgencia. No lo hicieron porque sabían que perderían».

En Oviedo también se pidió que se consulte a la militancia los posibles cambios en la postura del partido. «En el último congreso del partido, se aprobó una resolución para que en casos de especial relevancia o interés se puedan hacer consultas. La democracia representativa no excluye a la participativa», insistió.