El Comercio

¿De quién son los partidos?

  • De una época de partidos de militantes fieles y censados se ha pasado a otra de electores inciertos e hipotéticos a los que hay que convencer

Los partidos modernos tienen una triple y compleja dependencia. Sus cúpulas, que forman oligarquías abiertas, desmpeñan un papel vital de liderazgo, iniciativa e impulso. Su composición debe estar en manos de los militantes, que son como los accionistas de la empresa política. Y determinadas decisiones, como las principales candidaturas o ciertos aspectos programáticos clave habrían de someterse al criterio de todo el electorado. Las primarias cerradas, solo apra afiliados con carné, y las primarias avbiertas, para que se manifiesten también los simpatizantes, habrían de combinarse para dar lugar a una organización en buena sintonía con el cuerpo social.