El Comercio

«Castillejo me pidió que dijera que él me daba los justificantes y que Cigales los perdía»

Jesús Sánchez Blanco se encargó durante años del archivo de la Fundación Instituto para la Formación, la Investigación, la Documentación y los Estudios sociales (Infide). Por su condición de trabajador, aseguró ante la titular del Juzgado de Instrucción número dos de Oviedo desconocer los entresijos de su gestión, aunque sí manifestó que el exsecretario, Pedro Castillejo, se ocupaba de la labor cultural de la fundación y «tenía el poder efectivo», mientras que las cuestiones contables las llevaba Juan Cigales.

Explicó durante su interrogatorio que una vez que se supo que los nuevos responsables del Infide habían interpuesto una querella contra Pedro Castillejo, éste se puso en contacto con él para pedirle que dijera que «me daba las facturas a mí y que Juan Cigales las perdía». Sánchez Blanco negó ante la jueza que Castillejo le diera de forma periódica facturas de ninguna naturaleza, pero sí apuntó que «en tres ocasiones» le entregó sobres cerrados para que se los hiciera llegar al contable, aunque desconoce el contenido de los mismos.

También comentó que la fundación no tenía un procedimiento establecido para justificar los gastos derivados de la actividad. «No había una hoja de liquidación de gastos ni nada parecido», anotó. Preguntado por la acusación si consideraba proporcionados los gastos en efectivo que Pedro Castillejo cargó a la fundación Infide en concepto de gastos de representación -10.000 euros en tres años-, el archivista reconoció que le parecía una cantidad «bastante importante», y admitió que le resultaba «difícil» encajarla en la actividad que se desarrollaba, puesto que había muchos gastos derivados de la actividad de la fundación que estaban «domiciliados».

José Sánchez Blanco fue el encargado de elaborar, a petición de la nueva directiva del SOMA-Fitag-UGT, la memoria de las actividades en las que Pedro Castillejo participó en calidad de secretario de la fundación. Una memoria que, en opinión de la defensa del acusado, a cargo del bufete de Alfredo García López, no está en absoluto completa. Sánchez Blanco especificó que en la agenda de gestión de Pedro Castillejo aparecen otro tipo de actividades que no incluyó en la memoria al entender que no estaban vinculadas a su condición de secretario de Infide, sino a su labor como sindicalista. «Por ejemplo, su presencia en la marcha minera. Ahí la fundación Infide no tenía nada que hacer», argumentó.