El Comercio

Víctor Gonzalo González.
Víctor Gonzalo González. / Á. PIÑA

«No pedíamos las facturas del Infide porque actuábamos en confianza»

  • «Lo que no se puede es invitar a comer a todos los que salgan del Carlos Tartiere», ironizó el extesorero del Infide, Víctor Gonzalo González

Víctor Manuel Gonzalo González fue patrono de la Fundación Infide y tesorero de esta organización, aunque nunca ejerció como tal, porque poco después de aquel nombramiento fue designado miembro de la comisión de control de cuentas federal. «Fui un tesorero nominal. Les dije que no podía ocuparme de la contabilidad del Infide porque tenía responsabilidades en un órgano de rango superior, pero me mantuvieron en el cargo, no sé por qué, porque no lo desempeñé nunca. Yo nunca contraté, nunca pagué una factura», relató el pasado mes de febrero ante la jueza que instruye la querella interpuesta por el SOMA-Fitag-UGT contra su exsecretario general, José Ángel Fernández Villa, y quien fuera secretario del Infide, Pedro Castillejo.

Víctor Manuel Gonzalo González explicó que él nunca se había llevado «un solo euro» de la fundación, en la que no ejerció nunca como tesorero pero sí participaba como patrono. No obstante, se mostró comprensivo con el hecho de que Pedro Castillejo pasara los correspondientes gastos de desplazamiento y dietas derivados de su labor en este organismo. «Eso lo veo lógico», respondió a preguntas de la magistrada Simonet Quelle. «Lo que no se puede es invitar a todos los que salgan del Carlos Tartiere», anotó de forma irónica al entender desproporcionados los gastos de representación generados por quien fuera secretario de la fundación, para el que sólo tuvo palabras de reconocimiento por la actividad desarrollada. «Es muy trabajador y se dedicó más que nadie a la fundación», manifestó una y otra vez.

«Hay que justificarlo»

Pero lo cortés no quita lo valiente y, de forma contundente y dando golpes contra la mesa de la sala de declaraciones, Víctor Manuel Gonzalo González defendió que los gastos «hay que justificarlos correctamente» y «el dinero tiene que destinarse a lo que tiene que destinarse». «Así lo hago yo y lo exijo yo en la comisión de cuentas», añadió. El extesorero señaló a Juan Cigales como responsable de la contabilidad del organismo y reconoció que cuando iba a las reuniones del Patronato en las que se aprobaban las cuentas «no mirábamos las facturas ni nada, yo por lo menos», porque «actuábamos en confianza».

A Gonzalo González también se le preguntó en el interrogatorio sobre su relación con Fernández Villa. «Tomaba muchos cafés y para comer bebía agua, rara vez vino. Era probín hasta para comer», contestó.