El Comercio

Asturias se contagia de división

  • Mientras una mayoría de los representantes del Principado en el Comité Federal apoyarán hoy la abstención, amplios sectores de la militancia enarbolan el 'no' al PP

El PSOE afronta en el Comité Federal de hoy el reto más delicado de su historia reciente, decidir entre la abstención que permita gobernar a su adversario histórico, el PP, la opción que parece más probable, o mantenerse en el 'no' a Mariano Rajoy que durante meses blandieron Pedro Sánchez y su ejecutiva. Una encrucijada que ha provocado una profunda división en el partido, una herida que se percibe con especial fuerza en Asturias. Mientras que una mayoría de los representantes del Principado en el cónclave que se celebra en Ferraz, muchos de ellos dirigentes y cargos públicos, defenderán la abstención, las asambleas que en los últimos días se han sucedido en las agrupaciones locales han permitido constatar que amplios sectores de la militancia cuestionan ese giro y siguen instalados en el frontal rechazo a Rajoy.

¿Se puede afirmar que hay una fractura entre las elites del PSOE y sus bases? A la vista de los acontecimientos es evidente que, como mínimo, hay una notable discrepancia. Es un hecho que el grueso de quienes han abanderado el giro del 'no' a la abstención han sido cargos y dirigentes del partido, personas conocidas por su labor bien en las instituciones, bien dentro de la organización. Como también lo es que en las asambleas de las agrupaciones locales el criterio del rechazo al PP se ha impuesto en una mayoría de municipios. Lo sucedido en Gijón, Oviedo y los principales municipios de las cuencas mineras, uno de los tradicionales feudos socialistas, es sintomático. Ello no quiere decir que no haya matices. Quienes propugnan la abstención comentan en privado que, de cara al público, es mucho más popular defender la oposición al PP que un voto que permita a Rajoy continuar otros cuatro años en la Moncloa. Siendo cierto, también lo es que las bases están hablando y lo hacen de forma contundente.

Sí está claro que en la cita de hoy del Comité Federal habrá una mayoría de representantes asturianos, buena parte de ellos cargos en primera línea de la política, que se posicionarán a favor de la abstención. Lo harán el presidente de la gestora y del Principado, Javier Fernández; Vicente Álvarez Areces, portavoz en el Senado; Dolores Álvarez Campillo, diputada regional; Eduardo Donaire, ex líder de la Federación del Metal, Construcción y Afines de UGT; Santiago Martínez Argüelles, ex portavoz municipal en Gijón; Monserrat Álvarez Areces, secretaria general de la agrupación socialista de Lena, y Cecilia Pérez, alcaldesa de El Franco.

Quienes postulan el 'no' al PP se quedan en franca minoría, perjudicados por la salida de María Luisa Carcedo y Adriana Lastra del Comité Federal tras la caída de la ejecutiva de Pedro Sánchez y por la entrada en el mismo de Vicente Álvarez Areces, partidario de la abstención, en su calidad de portavoz en el Senado. En esta tesis estarán Adrián Barbón, alcalde de Laviana; María Fernández, secretaria general del PSOE de Langreo, y Delia Losa, de la agrupación socialista de Oviedo y muy vinculada a las cuencas. Queda por determinar el voto de Nino Torre, sujeto a una particularidad. Es, además de diputado en la Junta General, secretario general de Juventudes Socialistas. Y, dado que en el seno de la organización existen posturas divergentes sobre qué decisión tomar, sus seis representantes en el comité, Torre incluido, repartirán su voto y tres apoyarán la abstención y otros tres respaldarán el 'no'.

Más allá del Comité Federal, objetivo más inmediato del PSOE, es un hecho que en el corto y medio plazo a la cúpula del partido en Asturias se le abre un escenario difícil, sobre todo en las cuencas. Nadie discute que el aplastante rechazo de la militancia a la abstención en Mieres, Langreo, Laviana o San Martín alimenta una creciente desconfianza de las bases de históricos feudos socialistas en sus dirigentes regionales. Una brecha cuyas consecuencias a futuro son difíciles de medir hoy, pero cuya sutura se antoja complicada.