El Comercio

Rajoy acepta someterse a la investidura para intentar un Gobierno «de cuatro años»

vídeo

Mariano Rajoy, tras la rueda de prensa ofrecida en el Palacio de la Moncloa. / Foto: Javier Soriano (Afp) | Vídeo: Atlas

  • El candidato del PP confía en construir un Ejecutivo “estable y duradero” y garantiza “el doble de esfuerzo” para pactar las materias que generen mayores discrepancias

Garantizado el éxito de la misión, Mariano Rajoy ha aceptado por segunda vez el encargo del Rey para someterse esta semana a la investidura. El candidato del PP ha abandonado la Zarzuela poco antes de las cuatro y media de la tarde con un compromiso en mente, construir un Gobierno “estable y duradero” que sea capaz de agotar la legislatura sin tener que convocar una elecciones anticipadas. “Ni se me pasa por la imaginación en estos momentos plantearme una disolución de las Cortes -ha aseverado-, mi voluntad y lo que voy a intentar es que la legislatura dure cuatro años”.

Para cumplir el reto, el presidente se prepara para una etapa que necesariamente deberá estar marcada por los pactos entre los partidos. Por ahora, sólo cuenta con la abstención de los socialistas para desatacar el bloqueo y Rajoy no presupone que esta decisión sea el preludio de un apoyo estable. “He hablado con el señor Javier Fernández, pero no hay un acuerdo entre PP y PSOE, hay una decisión del PSOE de abstenerse y favorecer que España tenga un Gobierno, a partir de ahí yo tengo la obligación de intentar gobernar y buscar el mayor número de apoyos posibles”, ha reconocido tras conversar con el presidente de la gestora de la segunda fuerza política.

El líder del PP detecta “cosas” en la resolución que el domingo aprobó el PSOE que podrían negociarse, especialmente todo lo referente a las pensiones, la educación y la financiación autonómica. Pero a un día de su discurso de investidura no ha querido especular sobre más materias. Si está dispuesto o no a abrir los trabajos para una reforma constitucional, lo hablará con los grupos parlamentarios. Y en cuanto a las leyes estrella de su anterior legislatura, tampoco se limita. “Estoy dispuesto a incidir en los temas que nos unen y a aparcar los temas que nos separan o hacer el doble de esfuerzo para que dejen de separarnos”, ha avanzado en la rueda de prensa ofrecida en el Palacio de la Moncloa.

A partir de ahí, el presidente confía en que la investidura deje atrás los meses de bloqueo y los “maximalismos” y abra un tiempo en el que los partidos estén dispuestos a conjugar “la responsabilidad y el compromiso”. A veinticuatro horas del debate parlamentario, agradece además a Ciudadanos y el PSOE su actitud “razonable”. Los primeros gestos en respuesta al movimiento de ambas formaciones se escenificarán mañana mismo en un discurso que, según fuentes de la Moncloa, contendrá guiños a los socialistas y al partido liberal.

Después, Rajoy deberá formar Gobierno y dar a conocer los nombres de los ministros, un asunto que asegura no tener “perfilado”. “Me temo que no ha encontrado titular”, ha bromeado mientras en la primera fila de la sala de prensa, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se tapaba la boca para sonreír, sentada al lado de la secretaria general del PP y eterna competidora, María Dolores de Cospedal.