El Comercio

Fernández plantea el modelo asturiano de investidura para evitar otro bloqueo

Mario Jiménez y Javier Fernández, ayer, en el pleno.
Mario Jiménez y Javier Fernández, ayer, en el pleno. / EFE
  • «No está en mi cabeza expulsar a nadie», dice el presidente de la gestora sobre los diputados díscolos que rompan la disciplina de voto

El presidente del Principado y de la gestora del PSOE, Javier Fernández, defendió ayer el modelo asturiano de investidura, en el que los diputados solo pueden votar a favor del candidato o abstenerse pero no posicionarse en contra, como una de las posibles alternativas para evitar que en el futuro se repita el bloqueo político que ha propiciado que España lleve prácticamente un año sin gobierno.

Fernández acudió a presenciar el discurso del portavoz del PSOE, Antonio Hernando, que precisamente aludió a la necesidad de reformar la actual ley estatal para impedir otro episodio de parálisis. El dirigente asturiano no quiso entrar en detalles pero sí citó el ejemplo del Principado y el País Vasco, donde su normativa electoral solo permite a los parlamentarios votar a favor del aspirante o abstenerse pero no hacerlo en contra. Un sistema que facilita la elección de un presidente y la formación de un gobierno, aunque sea débil y sin solidez parlamentaria, como se puede observar con el actual Ejecutivo regional que precisamente encabeza Fernández.

El presidente de la gestora, preguntado en los pasillos por los diputados díscolos dispuestos a mantener el 'no' a Rajoy, rechazó que esté pensando en adoptar medidas coercitivas. «La expulsión no está en mi cabeza», aseveró, «no estoy pensando en eso en absoluto». Afirmó, además, que «en ningún caso» dirá a Pedro Sánchez lo que tiene que hacer. «No le voy a decir a un ex secretario general», remarcó, lo que tiene que votar. En cuanto al PP, se mostró confiado en presionarlo para que modifique la reforma laboral y reiteró que es muy difícil que el PSOE apoye los presupuestos.