El Comercio

Cuarto gobierno consecutivo sin ministros asturianos

Cuarto gobierno consecutivo sin ministros asturianos

  • Rajoy sigue la senda de Zapatero, que en sus dos mandatos no contó con representantes del Principado; Cascos y Rato fueron los últimos, en el gabinete de Aznar

Cuarto gobierno consecutivo sin ministros asturianos. No los hubo en los dos mandatos del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, entre 2004 y 2011, y tampoco en el primero de Mariano Rajoy, que contó con un año extra en funciones por el bloqueo institucional. E igualmente no los habrá en el gabinete que el líder popular presentó ayer, en una decisión que constata que, al menos para el PP, el Principado no está en la primera línea de la política nacional. Francisco Álvarez-Cascos y Rodrigo Rato son los dos últimos asturianos que se han sentado en el Consejo de Ministros, ambos bajo la presidencia de José María Aznar.

La ausencia de asturianos en los sucesivos gobiernos desde que en 2004 cesase aquel del que formaban parte Cascos y Rato ha sido un debate recurrente en los últimos años. La interpretación mayoritaria es que ni en tiempos de Zapatero, primero, ni en la etapa de Rajoy, después, Asturias ha sido un actor relevante en la política estatal. Es verdad que el ex presidente socialista confesó en alguna ocasión que había ofrecido un ministerio al actual presidente del Principado y de la gestora del PSOE, Javier Fernández, y que este lo rechazó. En el caso del líder del PP, nunca ha parecido haber opciones serias sobre la mesa de que un dirigente regional formara parte de su gabinete.

¿Influye mucho la presencia de representantes de una u otra comunidad en el Gobierno? Hay interpretaciones para todos los gustos. Hay quien pone el ejemplo de Cascos, vicepresidente y ministro de la Presidencia entre 1996 y 2000 y ministro de Fomento después, especialmente en lo relativo a su impulso de las infraestructuras, como muestra de que desde luego es una cuestión relevante y para nada anecdótica. Un argumento que serviría también para explicar el desarrollo del AVE a Galicia en estos años en que precisamente una gallega, Ana Pastor, ha estado al frente de la obra pública. Esta es, quizá, la opinión con más adeptos. Aunque también hay quien, por contra, sostiene que la procedencia de un ministro tiene poco que ver en la toma de decisiones políticas.

Más allá de eso, el hecho cierto es que no hay asturianos sentados en la mesa del Consejo de Ministros desde que Cascos y Rato dejaron su puesto en 2004, año en que el PSOE ganó las elecciones y Zapatero se convirtió en presidente. Es el periodo más largo sin representación del Principado en el Gobierno central.

Porque Asturias, en mayor o menor medida, siempre ha tenido una cuota de participación en el núcleo del poder estatal. Adolfo Suárez contó en su último ejecutivo anterior a las primeras elecciones, entre julio de 1976 y julio de 1977, con el jurista gijonés Aurelio Menéndez como ministro de Educación y Ciencia. El otro presidente de UCD, Leopoldo Calvo-Sotelo, incorporó a Matías Rodríguez Inciarte como titular de Presidencia desde septiembre del año 1981.

La etapa del PSOE

Con la llegada al poder del PSOE entró en el Gobierno Fernando Morán, que ejerció como ministro de Exteriores entre el 1 de diciembre de 1982 y el 6 de julio de 1985. Ahí se inició el que hasta ahora era el mayor lapso de tiempo sin asturianos en el Consejo de Ministros, cuatro años y diez meses, hasta que el 2 de mayo de 1990 Luis Martínez Noval asumió la cartera de Trabajo. Se mantuvo en el cargo hasta el 25 de noviembre de 1993, fecha en la que arrancó un nuevo gabinete en el que figuraba, al frente de Educación y Ciencia, Gustavo Suárez Pertierra. Este se mantuvo en el Ejecutivo hasta el final de la etapa socialista, en 1996, el último año como ministro de Defensa.

Fue en ese año cuando José María Aznar derrotó en las elecciones a un PSOE muy castigado por la corrupción y se puso en marcha un gabinete en el que desde el principio estaban Francisco Álvarez-Cascos y Rodrigo Rato.