El Comercio

Lastra cree que el PSOE no volverá a gobernar si rompe con los socialistas catalanes

Lastra, a la derecha, ayer, en la Casa del Pueblo de Oviedo.
Lastra, a la derecha, ayer, en la Casa del Pueblo de Oviedo. / E. C.
  • Justifica que se abstuvo «por imperativo» porque «hasta el último minuto» pidió que solo hubiese once abstenciones y, así, «evitar fracturar el grupo socialista»

La ex secretaria de Política Municipal del PSOE, Adriana Lastra, dijo ayer en la Casa del Pueblo de Oviedo, en un acto en el que se sometió a preguntas de los militantes, que sería «un tremendo error, una locura y una barbaridad» que el PSOE rompiese su relación con el PSC porque los socialistas dejarían de ser alternativa de Gobierno y no volverían a llevar «las riendas» del país. «Si ya estamos muy mal, nos llevaría a la irrelevancia», dijo tras asegurar que sería un «profundo error» romper con los socialistas catalanes por no abstenerse en la investidura de Rajoy.

Lastra, que hasta el año pasado fue diputada en la Junta General, añadió que no mantiene ningún contacto con el presidente del Principado y de la gestora del PSOE, Javier Fernández, pero que sigue manteniendo una relación de respeto. «No he hablado con Javier en las ultimas semanas. Tampoco creo que fuera necesario. Es el presidente de la gestora y del Principado y tendrá cosas más importantes en la cabeza que hablar conmigo, pero sigo manteniendo una relación de respeto y espero que el respeto sea mutuo», anotó, informa Efe.

Lastra se abstuvo «por imperativo» en la segunda votación de la investidura de Rajoy. Ayer explicó quesi utilizó esa fórmula es porque «hasta el último minuto» pidió que sólo tuviesen que hacerlo once compañeros y así «evitar fracturar el Grupo Socialista». Por lo mismo, pidió a la gestora que tenga «altura de miras» a la hora de fijar sanciones a los 15 parlamentarios que rompieron la disciplina y votaron en contra.

«Espero que el expediente disciplinario se cierre sin mas», señaló. Lastra negó que el de Pedro Sánchez sea un proyecto personalista, como dicen sus detractores, sino la cabeza de un proyecto político que quiere un partido autónomo, diferenciado de la derecha y que profundice en la democracia participativa. Y afirmó que en los últimos meses era evidente la presión a la que los medios de comunicación estaban sometiendo al ex secretario general socialista para que apoyase al PP.

Lastra indicó que el Congreso del partido tiene que celebrarse cuanto antes porque el PSOE no podrá hacer oposición real «hasta que haya un nuevo líder y eso sólo lo puede hacer una nueva dirección respaldada por la militancia».