El Comercio

Mercedes Fernández destaca la «renovación en su justo porcentaje» del Gobierno

Mercedes Fernández.

Mercedes Fernández.

  • La presidenta de los populares asturianos señala que le hubiese gustado que hubiese algún ministro asturiano

La presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, ha trasladado hoy su satisfacción por la composición de un nuevo gobierno del que ha destacado que ofrece una "renovación en su porcentaje justo", a la vez que mantiene la experiencia de su equipo económico.

No obstante, también ha señalado que aunque considere que este nuevo Ejecutivo le ofrece un "juicio altamente positivo" también le hubiese gustado que hubiese algún ministro asturiano, como, ha añadido, le gustaría también al resto de comunidades autónomas contar con un representante.

Tras asegurar que está convencida de que el nuevo Gobierno va a desplegar todos sus compromiso de forma inmediata, ha señalado que mantener la experiencia del equipo económico parece "muy relevante" ya que, bajo el liderazgo de Mariano Rajoy, fue capaz de evitar el rescate y llevó a cabo una tarea muy notable que ha permitido que este país "vaya por la senda del crecimiento, del empleo y la competitividad".

Ha reconocido que Asturias tiene asignaturas pendientes en el tema de infraestructuras, pero se ha mostrado convencida de que su "compañero y amigo", el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, conoce bien esas carencias y problemas, especialmente en cuanto a la variante ferroviaria de Pajares.

"Es una persona que por profesión conoce y por cercanía geográfica mucho más las necesidades que hay en Asturias, fundamentalmente concluir la variante ferroviaria de Pajares", ha afirmado.

Fernández también ha destacado que Fátima Báñez continúe al frente del Ministerio de Trabajo porque esta va ser "la legislatura del empleo y las pensiones" y durante la anterior etapa hizo una "reforma laboral que se ha demostrado como un instrumento generador de puestos de trabajo".

Para la presidenta del PP de Asturias, también es satisfactorio que María Dolores de Cospedal asuma la dirección de Defensa, y que otra, Soraya Sáenz, siga como vicepresidenta.