El Comercio

La Junta pide eliminar el aforamiento de miembros del Gobierno y diputados

El pleno de la Junta aprobó ayer una iniciativa de Ciudadanos, enmendada por IU, que insta al Gobierno a impulsar una reforma del Estatuto de Autonomía que elimine el aforamiento de diputados regionales y miembros del Ejecutivo asturiano. La propuesta plantea que estas modificaciones se integren en una reforma estatutaria y pide dirigirse al Gobierno central para impulsar en su ámbito de competencia una reforma constitucional y legislativa en la misma línea.

En la defensa de la iniciativa, tal y como recoge Efe, la diputada de Ciudadanos Diana Sánchez recordó que otras comunidades ya han iniciado este proceso. Señaló, también, que en España hay más de 10.000 aforados; 2.500 de ellos, cargos públicos, y la mitad de éstos, diputados autonómicos. El artículo 26.2 del Estatuto de Autonomía fija que los diputados autonómicos no podrán ser detenidos ni retenidos por actos delictivos cometidos en la región, salvo en caso de flagrante delito, y que corresponde decidir sobre su inculpación, prisión, procesamiento y juicio al Tribunal Superior de Justicia.

Para el portavoz socialista, Fernando Lastra, lo lógico es que este cambio se articule a nivel estatal y, pese a quienes no quieren que la realidad «les estropee un buen prejuicio», defendió una prerrogativa que protege la función del diputado que, además, al tener que ser juzgado por el TSJA, pierde una instancia judicial. También el diputado del PP Rafael Alonso subrayó que el concepto de aforamiento no implica «impunidad» aunque abogó por adecuarlo a una situación de equilibrio dado que los ciudadanos lo perciben como «un privilegio» para la clase política.

Por el contrario, para el parlamentario de Podemos Enrique López, el aforamiento significa «tener a tu servicio una justicia 'VIP'» y quien debería tenerlo no son los políticos sino «la gente que lucha en la calle» por la defensa de derechos y que se ve inmersa en procesos judiciales tras la aprobación de la 'ley mordaza'.

«Ni demagogia ni inmovilismo» reclamó el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, antes de recordar que sólo un pequeño porcentaje de aforados son políticos, dado que el resto corresponde a policías, militares o jueces. Aunque admitiendo que en ocasiones se ha «abusado» de esta figura, el diputado de Foro Pedro Leal insistió en que se creó para que no se persiga a nadie por motivos políticos.