El Comercio

El Principado ultima unos presupuestos al alza para 2017

  • El mayor margen de déficit y una previsión de ingresos favorable permitirán superar los 4.120 millones del fallido proyecto para este año

El Gobierno asturiano ultima un proyecto de presupuestos para 2017 al alza, que contará con más recursos que las fallidas cuentas para este año que no llegaron a superar el trámite parlamentario y que ascendían a 4.120 millones de euros. El borrador para el próximo ejercicio superará esa cuantía gracias a un margen de déficit más holgado y a una previsión de ingresos favorable al hilo de la mejora de la situación económica. El Ejecutivo prevé iniciar los contactos con la oposición, con el acuerdo con Podemos e Izquierda Unida como objetivo, la próxima semana.

La confección de los presupuestos de 2017 ha sido un camino de espinas para el Ejecutivo de Javier Fernández. En un escenario nacional de bloqueo político, el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy negó a las comunidades autónomas la información necesaria -los objetivos de déficit oficiales y las aportaciones del sistema de financiación- para elaborar sus cuentas. Ello provocó que durante semanas las administraciones regionales no tuvieran datos para trabajar y tuvieran que jugar con estimaciones.

Cuando el Ministerio de Hacienda movió ficha, tampoco sirvió de gran ayuda. Facilitó datos a las comunidades pero tomando como referencia un escenario de prórroga de los presupuestos estatales para el año próximo y, a partir de ahí, congelando a las regiones la transferencia del sistema de financiación. Como consecuencia de todo ello, Asturias perdía 32 millones.

Ante esta tesitura, el Gobierno regional, con la titular de Hacienda, Dolores Carcedo, a la cabeza, ha tomado su propio camino. Se ha despejado el problema del déficit y el Principado sabe ya que tendrá que atenerse a un objetivo del 0,5% del PIB, más flexible que el 0,3% con el que planificó las cuentas de este año aunque a mitad del mismo el tope se suavizara hasta el 0,7%. Eso le permitirá tener recursos adicionales.

Pero además, y aquí está la clave, no se atendrá a las previsiones parciales del Ministerio de Hacienda y a la congelación de recursos del sistema de financiación autonómica antes citada y, atendiendo a sus propios cálculos, presupuestará una cantidad al alza estimando que la mejora de la actividad económica se traducirá en un aumento de los ingresos. Y confiando en que, a lo largo del año próximo, el Gobierno central amolde sus pesimistas cálculos actuales a la evolución real de la economía española.

La combinación de ese margen adicional de déficit y de mayores recursos del sistema de financiación permitirá al Ejecutivo regional diseñar unas cuentas expansivas. Los socialistas dejarán pasar tanto la asamblea de Izquierda Unida en la que la coalición decide su futuro, que finaliza hoy, como los momentos clave del debate sobre el estado de la región, las sesiones del lunes y el martes, para iniciar los contactos con Gaspar Llamazares y los suyos y con Podemos.