El Comercio

Fernández revalidará en el debate su oferta de acuerdo a la izquierda

Fernández, el viernes, en los pasillos de la Junta.
Fernández, el viernes, en los pasillos de la Junta. / EFE / A. MORANTE
  • El presidente asumirá que no se puede obviar el escenario nacional, pero recalcará que hay un espacio político para entenderse en Asturias

El debate sobre el estado de la región, que comienza mañana, se antoja decisivo para el devenir de la legislatura. Llega en un momento relevante, después del shock político que ha supuesto el cambio de rumbo del PSOE en el ámbito federal y su decisión de facilitar la investidura de Mariano Rajoy y, en el terreno regional, del relevo en la dirección de IU que apunta a un alejamiento de la coalición de los socialistas para acercarse a Podemos. En este escenario, el presidente, Javier Fernández, hará un llamamiento al acuerdo y el entendimiento después de un año de constante batalla en la Junta General, singularizado en Podemos e Izquierda Unida con el objetivo de llevar a la práctica los 28 escaños que las tres fuerzas suman en el Parlamento.

El pleno llega en un momento delicado para Fernández, que como presidente de la gestora que rige los destinos del PSOE ha pilotado el viraje desde el 'no es no' a Rajoy que enarbolaba Pedro Sánchez hacia la abstención que ha propiciado su investidura. Su salto a la política nacional le ha traído consecuencias en Asturias en forma de distanciamiento de su hasta ahora único socio parlamentario, IU, que ya se anunció hace días pero que se oficializó ayer con el relevo en la dirección de la coalición, y de endurecimiento -si cabe- del discurso de Podemos, que le culpa de que España y Asturias vayan a soportar otros cuatro años de políticas del PP.

El jefe del Ejecutivo tendrá que lidiar con este panorama pero su discurso no cambiará respecto del que él mismo y su gabinete han venido manteniendo hasta ahora, y que por última vez verbalizó, tras un Consejo de Gobierno, el portavoz, Guillermo Martínez. El objetivo, señaló entonces Martínez en un mensaje que Fernández volverá a traer ahora a la Cámara, es llevar a la práctica la mayoría teórica que las fuerzas de la izquierda tienen en el Parlamento, 28 escaños. Con la mirada puesta, porque es el reto más inmediato, en los presupuestos para 2017. Martínez ya apuntó entonces que la posibilidad de un acuerdo con el PP no se contempla, al menos por el momento.

En su discurso, Javier Fernández asumirá que no se puede obviar el panorama político nacional y el impacto que los sucesivos acontecimientos de los últimos meses -el carrusel electoral, la abstención socialista...- tiene sobre la política asturiana. Pero defenderá que hay un espacio político propio, en la región, en el que poder tomar decisiones de calado. El presidente ha reiterado en múltiples intervenciones que la sanidad, la educación o las políticas sociales son ámbitos donde el acuerdo de la izquierda es accesible.

Fernández, además, hará balance de gestión y defenderá el impulso político de esta primera parte del mandato, pese al revés de la prórroga presupuestaria.