El Comercio

La apuesta de IU por la confluencia choca con el recelo de Podemos

Emilio León y Gaspar Llamazares conversan en un pleno.
Emilio León y Gaspar Llamazares conversan en un pleno. / M. ROJAS
  • La formación morada, que aceptó a regañadientes la convergencia para las generales de junio, marca distancia con la izquierda y cultiva el discurso de la transversalidad

Siempre desde el respeto a las siglas y la identidad de IU, el objetivo de la nueva dirección que encabeza Ramón Argüelles es avanzar hacia una confluencia con las fuerzas de la izquierda alternativa, singularmente con Podemos, primero estrechando la relación en las instituciones para, después, ir juntos a las elecciones autonómicas y locales de 2019. El problema es que ese planteamiento choca con el recelo con que la formación morada aborda en Asturias las relaciones con la coalición. Escaldados con el resultado de la experiencia de las generales de junio, sus responsables son más partidarios de reforzar el discurso de la transversalidad que de escorarse a la izquierda.

Argüelles se convirtió en coordinador a lomos de la promesa de profundizar en la confluencia de la izquierda alternativa, con Podemos como principal aliado. Ganó las primarias pero lo hizo por un margen ajustado así que, para evitar una fractura interna, ha modulado el mensaje para alcanzar un consenso con sus competidores, Alejandro Suárez y Fernando Díaz Rañón, que sin negarse a explorar esa convergencia, sí han hecho hincapié en la necesidad de reforzar el proyecto propio de IU.

El resultado final, que compatibiliza la confluencia con la defensa de la identidad propia, choca con la posición que en Asturias viene manteniendo Podemos. Emilio León y los suyos ya se sumaron al acuerdo electoral para las generales de junio a regañadientes, convencidos como estaban de que aquella operación alejaba a la formación del discurso de la transversalidad que la hizo crecer y la escoraba hacia la izquierda, perdiendo así votos de otros caladeros más moderados, bien centristas o ajenos a cualquier ideología. Y en ese pensamiento siguen.

Podemos trata de desembarazarse de continuo de ese discurso que esgrimen tanto el presidente del Principado, Javier Fernández, como el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, de que las tres fuerzas suman 28 escaños de izquierdas en la Junta, y aduce que la organización no se enmarca en ese espectro ideológico, por más que una mayoría de la sociedad así lo crea. Así las cosas, y sin descartar que Argüelles pueda propiciar una mejora de las relaciones entre las dos fuerzas, el criterio actual de Podemos dista bastante de recorrer el camino de confluencia que busca la nueva IU.