El Comercio

Retrato de Saul Curto tras su detención en Francia
Retrato de Saul Curto tras su detención en Francia / Ertzaina

Francia condena a cinco años de cárcel al etarra Saúl Curto

  • El juez le atribuye ocho delitos, aunque el principal es el de terrorismo, por sus vínculos con otros miembros de la logística militar de ETA

  • Su abogada calcula que, tras la sentencia, su defendido abandonará la prisión antes de que acabe el año, aunque deberá abandonar Francia y no regresar en diez años

Francia ha condenado este miércoles a cinco años de cárcel al etarra Saúl Curto por su pertenencia a la logística militar de la banda terrorista desde su paso a la clandestinidad, a finales de 2007 o comienzos de 2008, y hasta su arresto en octubre de 2012. Curto López, de 36 años y de Bilbao, ha sido condenado por ocho cargos, el principal el de terrorismo por sus vínculos con otros miembros de la estructura logístico-militar de la organización.

El Tribunal Correccional de París le ha impuesto también su expulsión al término de su pena de Francia, a donde no podrá volver en diez años, así como una indemnización de 9.000 euros para el propietario del coche robado que conducía cuando fue arrestado en la localidad de Puy Saint Gulmier, en la región de Auvernia.

Su abogada, Miren Illarreta, a la espera de los cálculos oficiales definitivos, ha dicho tras la lectura de la sentencia que prevé que su cliente deje de estar entre rejas probablemente este mes, y con seguridad antes de que termine el año.

Su captura, en una operación policial franco-española el 22 de octubre de 2012, fue la culminación del seguimiento de más de 60 kilómetros del Citroen C4 robado en mayo de ese año también en Francia, desde un supermercado en las afueras de la ciudad de Clermont Ferrand.

En ese vehículo se encontraron huellas y restos de ADN de otros etarras, así como gran cantidad de documentos de identidad falsificados con su fotografía, aunque –a diferencia de lo que era habitual– ningún arma.

La Fiscalía ha hecho hincapié en que durante la audiencia, como ya había hecho al ser capturado y durante la instrucción, el encausado ha querido asumir "con orgullo" su pertenencia a ETA. "Una organización que causó más de 800 muertos", ha recordado el fiscal, Guillaume Michelin, que igualmente ha subrayado que el reo había negado legitimidad al tribunal para juzgarlo y se había presentado como un preso político.

Michelin ha destacado que "pese a la tregua (...), ETA ha hecho todo lo posible para mantener sus capacidades militares", se ha negado a desarmarse y su situación de "debilidad" actual se debe a la "implacable" acción policial.

Sobre las pruebas de culpabilidad de Curto López, el fiscal se ha detenido en particular en una carta manuscrita que se le atribuye y que fue encontrada en Burdeos en mayo de 2008. Estaba en el piso donde fueron detenidos varios de los máximos dirigentes de ETA en ese momento, en particular el fallecido Francisco Javier López Peña, "Thierry".

En ella, según la acusación, Curto pedía que la dirección le diera una afectación en las estructuras clandestinas porque creía que las autoridades españolas podían tener pistas para llegar hasta él –hasta entonces miembro legal– tras haber participado en la colocación de 6 cargas explosivas en la operación retorno de vacaciones de septiembre de 2007.

Su abogada ha rechazado la lectura del Ministerio Público sobre ese documento y ha recordado que la justicia española no ha abierto ninguna causa contra él, tampoco por esos atentados. En términos más generales ha argumentado que "Curto no es un terrorista", sino "un ciudadano vasco comprometido en la resolución del conflicto vasco".

En una declaración leída ante el tribunal en la que no ha entrado en los hechos por los que era juzgado, el etarra se ha centrado en lanzar reproches a los gobiernos español y francés porque, en su opinión, "han seguido con la cerrazón" frente a la "voluntad de hablar" y de "sellar las armas" que dijo que tiene la banda. En alusión al arresto este sábado en el País Vasco francés de Mikel Irastorza, presentado como el actual jefe de ETA, Curto ha denunciado que "está claro que Francia no está en la lógica de la paz que pide la mayoría del pueblo vasco".