El Comercio

El candidato de Podemos para Cajastur fue acusado por CC OO de quedarse con dietas

Clemente Rodríguez, el martes, arropado por los diputados Enrique López y Daniel Ripa.
Clemente Rodríguez, el martes, arropado por los diputados Enrique López y Daniel Ripa. / PABLO LORENZANA
  • Clemente Rodríguez, que se fue del sindicato antes de ser expulsado, admite que no entregó a la central 260.000 pesetas al considerar que eran fruto de su trabajo

Clemente Rodríguez, el candidato de Podemos para representar a la Junta General en el Patronato de la Fundación Bancaria Caja de Ahorros de Asturias (Cajastur), fue acusado por CC OO en 1992 de apropiarse de dietas que, según recogen los estatutos del sindicato y de la antigua Federación de Banca y Ahorro (FEBA), deberían haberse cedido a la central.

El ahora prejubilado de la entidad bancaria y activista en la Corriente Sindical de Izquierda fue, durante unos ocho años, miembro del comité de empresa de la caja por CC OO, llegando a ocupar un puesto en representación de este sindicato en la comisión de seguimiento de selección de becarios que en 1992 realizó la caja. Por aquel cometido recibió una remuneración de 3.305 euros (550.000 pesetas), según fuentes del sindicato, y 1.562 euros (260.000 pesetas), según la versión del afectado.

El responsable de la sección de banca de la federación de Servicios de CC OO, Justo Manuel Ruiz, confirmó ayer que hubo un «conflicto interno por discrepancias con las dietas» que podría haber derivado en un expediente de expulsión, si bien anotó que no consta que llegara a tramitarse porque el sindicalista se dio de baja de forma inmediata. Tampoco fue aquel suceso objeto de ningún proceso judicial, indicó, porque el trabajador no estaba obligado a renunciar al dinero por ley. «Era una cuestión de ética y de acatamiento de las normas internas del sindicato, por lo que, la única consecuencia, era su expulsión», señaló.

El propio Clemente Rodríguez reconoció ayer a EL COMERCIO que dejó de militar en CC OO cuando la central le exigió la entrega de las dietas que había cobrado por su trabajo en aquel tribunal. «Me dijeron que podían sobornarme si me las quedaba y yo les respondí que a mí no me sobornaba ni dios», rememoró. El extrabajador de banca entiende que aquel dinero, que cifró en unos 1.500 euros, aproximadamente, fue la recompensa de su trabajo a lo largo de «unas diez o quince jornadas». «Otros se dedicaban a pasear la carpeta pero yo me pasé tardes enteras revisando exámenes», argumentó. «No me dio la gana de entregarles aquel dinero porque me lo habían pagado a mí y era mío», zanjó. Clemente envió en aquel momento a la sección sindical una misiva en la que explicaba que no estaba dispuesto a acatar los estatutos de la FEBA y que, por lo tanto, presentaba su dimisión de todos los cargos que ostentaba y se daba de baja como afiliado.

Fuentes del sindicato, por su parte, cifran en 3.300 euros las dietas recibidas (300 euros por cada una de las once reuniones a las que se asistió), y así consta en una circular interna de la época. «Se pagaban 50.000 pesetas de las de entonces por cada reunión, aunque en el sindicato nos enteramos cuando ya se habían celebrado once, cuando las dietas sumaban ya 550.000 pesetas», reprochan estas mismas fuentes. Añaden, incluso, que años antes el ahora candidato al Patronato cobró dietas por su participación en otro tribunal, aunque en ese caso no se sabe con certeza ni el número de reuniones ni la cuantía recibida.

«Estrategia»

El sindicalista cree que el hecho de que ahora se haga público aquel conflicto, después de dos décadas, obedece a una «estrategia» para tratar de «ensuciar» su nombre en favor del otro candidato, Jaime Montalvo, propuesto por el grupo socialista. Una estrategia, anotó, que ya vaticinó el pasado martes el secretario general de Podemos, Daniel Ripa, durante la presentación de su candidatura, cuando aseguró que «Manuel Menéndez iba a mover todos sus hilos para que saliera elegido Montalvo. Aquí lo tenéis», declaró. El extrabajador de Cajastur acusó directamente a CC OO de colaborar interesadamente en favor de Manuel Menéndez, actual consejero delegado de Liberbank y, hasta el verano, miembro del patronato y presidente de Cajastur. «Tiene comprados a todos, alcaldes y sindicatos», denunció Rodríguez, quien fue presentado por Podemos como el mejor candidato para ocupar el puesto en el Patronato por su «trayectoria ética impecable» y su «ardua labor» en defensa de los intereses de la caja, frente a quienes «solo buscan enriquecerse». Rodríguez, incluso, anunció su intención de renunciar a cualquier remuneración que pueda suponer este nombramiento en el caso de que resulte elegido por la Cámara asturiana.

La votación para la designación del nuevo representante de la Junta General en el Patronato de Cajastur se celebrará mañana, después de que Manuel Menéndez se viera obligado a renunciar a este puesto por incompatibilidad con su cargo como consejero delegado de Liberbank.