El Comercio

Carcedo replica a Podemos que el Gobierno nunca ha nombrado consejeros de Cajastur

Dolores Carcedo comparece este jueves en la Junta General.
Dolores Carcedo comparece este jueves en la Junta General. / EFE
  • La consejera expone a preguntas de la formación morada que ante el problema de la deuda subordinada la Cámara pidió, dentro de sus competencias, un modelo de arbitraje que permitiese a los afectados una salida rápida de ese conflicto

La consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, ha recordado hoy al secretario general de Podemos, Daniel Ripa, que el Gobierno asturiano nunca ha nombrado representantes en el Consejo de Administración de Cajastur o Liberbanky que tampoco tiene competencias en materia financiera o en la comercialización de productos financieros.

Carcedo ha respondido así a una pregunta formulada en la Junta General del Principado por el diputado de la formación morada, que se ha preguntado dónde estaba el Gobierno asturiano ante los desahucios, las preferentes y la deuda subordinada, la expropiación de la caja o el desmantelamiento de su obra social.

La consejera ha asegurado que ante el problema de la deuda subordinada, la Cámara sí que pidió, dentro de sus competencias, un modelo de arbitraje que permitiese a los afectados una salida rápida de ese conflicto. Según la titular de Hacienda, el Gobierno intentó en ese momento, antes de que Cajastur se integrase en Liberbank, defender los intereses de los asturianos, "pero no sólo con palabras, como hace Podemos, si no con compromisos". En este punto, ha acusado a Podemos de limitarse a dar "discursos de la descalificación permanente y al insulto, sin que ofrezcan propuesta alguna para ayudar a la gente a la que dicen representar".

En respuesta a otra pregunta formulada por el diputado de Foro Pedro Leal sobre el trasladado de la sede de Liberbank a Madrid, la consejera ha dicho que el Gobierno no tiene capacidad para investigar desde el punto de vista fiscal los cambios de domicilio.

Leal había criticado previamente, que al contrario de lo que ha pasado por ejemplo en Cataluña, Cajastur ha perdido su identidad asturiana porque el Principado no llevó a cabo un trabajo de protectorado de su entidad financiera.