El Comercio

La reforma del impuesto de sucesiones mermará los ingresos en Asturias en 20 millones al año

  • Según la consejera de Hacienda y Sector Público, Dolores Carcedo, el primer año de aplicación de la reforma tendría un impacto menor, de unos diez millones de euros

Los ingresos fiscales se reducirán en 20 millones de euros al año si se suben de 150.000 a 200.000 euros el mínimo exento de pago en el Impuesto de Sucesiones, propuesta que el Gobierno regional ha incorporado en el borrador de presupuestos de 2017. Según la consejera de Hacienda y Sector Público, Dolores Carcedo, el primer año de aplicación de la reforma tendría un impacto menor, de unos diez millones de euros, mientras que en los sucesivos ejercicios calcula que la merma de ingresos se situaría en el doble de esa cantidad.

El incremento del mínimo exento hasta los 200.000 euros y la corrección del llamado error de salto se encuentran entre los planteamientos que ha hecho Podemos en materia fiscal, junto a cambios en otros impuestos, como en el IRPF, que desde el PSOE ven que puede tener un peor encaje.

Los cambios fiscales han sido uno de los asuntos debatidos hoy durante las cerca de tres horas que han estado reunidos en la sede del Gobierno regional el presidente del Principado, Javier Fernández, y la consejera de Hacienda con el portavoz de Podemos en la Junta General, Emilio León, y la diputada Lorena Gil.

Éste ha sido el primer encuentro que ha mantenido el Gobierno con Podemos para debatir sobre los presupuestos del próximo año, algo que ya hizo el martes con IU y que repetirá mañana con Foro, mientras que a Ciudadanos y Partido Popular posiblemente les de a conocer el borrador el miércoles y jueves de la próxima semana, aunque las fechas aún no están cerradas. Al término de la reunión de hoy, el portavoz de Podemos evitó pronunciarse sobre el contenido del texto elaborado por el Ejecutivo ya que, según ha asegurado a los periodistas que esperaban su salida, no quiere hacerlo hasta que los haya estudiado en profundidad.

El documento les fue remitido ayer por la consejera de Hacienda, que espera que la respuesta de Podemos tenga lugar en un nuevo encuentro que se celebre la próxima semana.

Carcedo ha calificado el encuentro de positivo para poder seguir hablando de las cuentas regionales y seguir avanzando la próxima semana en los detalles, después de que hoy solo hablaran del "marco general". En cualquier caso, ha afirmado que el Gobierno trabaja en la búsqueda del acuerdo con los partidos de izquierda y que mantiene su voluntad de lograrlo para que no haya una nueva prórroga presupuestaria.

León ha calificado también el encuentro de cordial y ha destacado el tono distendido en el que se desarrolló y que les permitió hablar también de otros temas, como la financiación autonómica, los efectos de los cuatro años de gobierno del PP o la investigación abierta en la empresa de telecomunicaciones del Principado, Gitpa, "que puede ser un caso de corrupción de mayor calado del que se creía". El portavoz de Podemos ha asegurado que van a estudiar de forma exhaustiva el borrador presupuestario antes de volver a reunirse y que, entre tanto, no tiene sentido pronunciarse sobre ese documento.

Este borrador contempla un gasto de 4.200 millones de euros, de los que unos 300 millones se destinarían a inversión, y un margen de incremento de unos 80 millones de euros.

El gobierno ha iniciado la negociación presupuestaria de forma separada con IU -con la que ya establecido una comisión técnica para debatir el documento-, y Podemos porque la formación morada no era partidaria de que ésta se llevase a cabo a tres bandas.

El Gobierno pretende agilizar la negociación a lo largo de lo que resta de mes, con el objetivo puesto en mandar el proyecto de presupuestos a la Cámara regional antes de diciembre.