El Comercio

El presupuesto ajusta la inversión para pagar 39 millones de deudas de ZALIA y Sogepsa

Lorena Gil saluda a Javier Fernández, con Emilio León y Dolores Carcedo a la expectativa, ayer, momentos antes del inicio de la reunión para abordar los presupuestos de 2017.
Lorena Gil saluda a Javier Fernández, con Emilio León y Dolores Carcedo a la expectativa, ayer, momentos antes del inicio de la reunión para abordar los presupuestos de 2017. / ÁLEX PIÑA
  • El proyecto congela el gasto en carreteras y transportes y lo reduce en prevención de la contaminación

  • El borrador rebaja la partida para el asturiano, eleva el apoyo financiero a los ayuntamientos y mantiene en 20 millones la transferencia a la RTPA

El proyecto de presupuestos para 2017 sacrifica la inversión, que se mueve en el entorno de unos exiguos 300 millones de euros, porque está sujeto a un rosario de compromisos, algunos nuevos y otros del pasado, que debe respetar. La prioridad que el Gobierno da al sostenimiento de los servicios básicos es uno de ellos, como también lo son los pagos pendientes a los empleados públicos. A ello hay que añadir, además, el esfuerzo que el Ejecutivo debe hacer para satisfacer las deudas que arrastran dos empresas que penden de su estructura, Sogepsa y la ZALIA. A ese capítulo destina el borrador que en estos momentos está sobre la mesa casi 39 millones de euros, cantidad que 'devora' el modesto incremento de que se beneficia la consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente.

La deuda que el Ejecutivo soporta con cargo a Sogepsa y la ZALIA no hace sino crecer con el paso de los años. Los fallidos presupuestos de 2016 destinaban a este capítulo 31,6 millones y el actual proyecto para 2017 llega a 38,9. Prácticamente el incremento del que se beneficia el departamento que pilota Belén Fernández, que pasa de 169,8 millones a algo más de 177, se cuela por ese sumidero. Como consecuencia de ello, la inversión de la consejería más pujante en este terreno prácticamente se congela: 39,7 millones en carreteras, 8,5 en transportes y 1,2 en puertos.

El proyecto presupuestario tiene dificultades para atender todas las necesidades y todos los frentes abiertos. Curiosamente, toca a la baja dos asuntos especialmente sensibles para uno de sus potenciales aliados, Izquierda Unida. Reduce la aportación tanto a la dirección general que se ocupa de la promoción del asturiano, que pierde 45.000 euros, como a la que gestiona las políticas de prevención y lucha contra la contaminación medioambiental, que se queda sin 129.000 euros. Decisiones que provocan irritación en el seno de IU, que tiene la impresión de que el PSOE juega para luego retocar esas partidas al alza y dar la impresión de una cesión.

Financiación local

Por lo demás, el presupuesto congela en los 20 millones de euros la transferencia a la radiotelevisión pública asturiana, incrementa en 180.000 euros -hasta llegar a algo más de 6,1 millones- la aportación a los ayuntamientos a través del fondo de cooperación local y aporta 165.000 euros extra a las cuentas que la Junta General del Principado manejará el año próximo.