El Comercio

El PNV confirma el preacuerdo para un gobierno de coalición con el PSE

Idoia Mendia e Iñigo Urkullu.
Idoia Mendia e Iñigo Urkullu. / Blanca Castillo
  • Aún no han concretado la estructura de ese ejecutivo ni qué departamentos podrían quedar en manos de los socialistas

EL PNV ha confirmado, a través de un breve comunicado, el preacuerdo alcanzado con el PSE para la formación de un gobierno de coalición en Euskadi. En dicha nota se indica que se trata de un preacuerdo "programático y de estructura de gobierno" y que ambas formaciones tienen que someterlo a sus respectivos órganos soberanos, que se reúnen mañana en Bilbao.

También se destaca que dicho preacuerdo implica el voto favorable de los nueve parlamentarios socialistas a la candidatura de Iñigo Urkullu como lehendakari, que se celebrará los próximos miércoles y jueves. Una vez investido como presidente, Urkullu procederá a la formación de un ejecutivo de coalición, con presencia de socialistas

Horas antes, fuentes conocedoras del proceso afirmaban que ambas formaciones habían cerrado el acuerdo, aunque no concretaban la estructura de ese ejecutivo ni qué departamentos podrían quedar en manos de los socialistas. El acuerdo se sustenta en cuatro grandes ejes: el empleo y el desarrollo económico, los servicios públicos, la paz y la convivencia y el desarrollo del autogobierno vasco.

Una vez concretados las prioridades políticas del Gobierno Vasco de la undécima legislatura, las mismas fuentes dan por hecho que los socialistas entrarán en la institución, aunque todavía no se ha determinado cuál su será su estructura, ni el número de departamentos que la compondrán, si cuáles serán para los socialistas. No obstante, reconocen que "habrá ajustes" y que el próximo ejecutivo no mantendrá idénticas consejerías a las actuales (ocho), ni en el número ni en su composición.

El principal escollo de la negociación se ha centrado en el desarrollo del autogobierno y en las cuestiones relativas a la paz y a la convivencia, tal y como confirmó ayer el líder de los socialistas vizcaínos, Mikel Torres. En cuanto a la pacificación, explicó que tras el cese definitivo de la violencia de ETA, su partido ha reivindicado la reparación del daño causado a las víctimas y la salvaguarda de su memoria. Sobre la actualización del autogobierno vasco, Torres demandó que se deberán "construir pilares más sólidos para un futuro", ante la necesidad de crear en Euskadi un "espacio social propio, diferenciado, más desarrollado en lo económico y progresista en lo social".