El Comercio

Afloran las diferencias entre Podemos e IU sobre la reforma de los impuestos

  • La coalición pone reparos tanto a la rebaja del gravamen sobre los hidrocarburos como a la revisión del IRPF, que mermaría los ingresos en más de 20 millones

A nadie escapa que la cuestión fiscal es uno de los principales escollos a la hora de alcanzar un acuerdo sobre los presupuestos de 2017. El problema es que se trata de una negociación a tres bandas en la que existen discrepancias tanto entre el PSOE con Podemos e IU como entre estas dos últimas fuerzas. El entendimiento se antoja complicado.

El PSOE ya ha aceptado el planteamiento de Podemos en el caso del impuesto de Sucesiones, que implica la supresión del 'error de salto' -ese era también un compromiso socialista- y el incremento del mínimo exento de los 150.000 euros actuales a 200.000. La rebaja, que reduce la recaudación en 20 millones al año, es aceptada por IU.

Pero la coalición pone pegas a otros requerimientos de la formación morada. No comparte ni la rebaja del 25% del gravamen sobre hidrocarburos ni, sobre todo, la reforma del IRPF. Una reorganización que pasaría por bajar el tipo a las rentas medias y bajas y subirlo a las altas y que, según las estimaciones, supondría un descenso recaudatorio de más de 20 millones de euros.