El Comercio

La apuesta de Alberto Garzón por «superar IU» abre una brecha con el partido en Asturias

  • Llamazares señaló que mientras IU de Asturias apuesta por «tejer la pluralidad» en el ámbito de la izquierda, en el terreno estatal se camina hacia una «inmersión» de la coalición en Podemos que es a su juicio errónea «desde un punto de vista estratégico y táctico»

La apuesta del líder de IU, Alberto Garzón, por «superar» el proyecto que encarna la coalición y avanzar hacia una confluencia total con Podemos representa un choque frontal con la organización en Asturias. La asamblea celebrada hace semanas en Avilés defendió explorar un mayor entendimiento con la formación morada pero siempre desde el respeto a las siglas, la identidad y el proyecto propios. Destacados dirigentes como el portavoz en la Junta, Gaspar Llamazares, o el diputado Ovidio Zapico se posicionaron ayer en contra de esa estrategia.

Llamazares señaló que mientras IU de Asturias apuesta por «tejer la pluralidad» en el ámbito de la izquierda, en el terreno estatal se camina hacia una «inmersión» de la coalición en Podemos que es a su juicio errónea «desde un punto de vista estratégico y táctico». Así se pudo comprobar, opinó, en la confluencia electoral para las generales del pasado mes de junio. «No somos lo mismo», indicó.

«Sería un error hacer de un bloque político un partido único», reflexionó Zapico, para quien «sin una IU independiente, Podemos no conseguirá el cambio social». Ni el «hilo rojo» que encarna IU ni «nuestra historia social y sindical pueden diluirse», apuntó, y añadió: «Si IU desapareciese nuestra gente la reconstruiría y yo colaboraría con esa reconstrucción».

Esta situación coincide además en el tiempo con el hecho de que IU de Asturias carece aún de dirección política, después de que tras la elección de Ramón Argüelles como coordinador aún no se haya pactado su equipo de trabajo más cercano. Algo que provoca incertidumbre en un momento en que, por ejemplo, se están negociando los presupuestos.