El Comercio

Vicente Álvarez Areces, ayer, en el Senado, durante su intercambio de pareceres con Mariano Rajoy.
Vicente Álvarez Areces, ayer, en el Senado, durante su intercambio de pareceres con Mariano Rajoy. / ÁNGEL DE ANTONIO

Areces avisa a Rajoy de que el PSOE no aceptará más recortes sociales

  • El portavoz socialista en el Senado dice que hay 13 millones de personas en riesgo de pobreza y el presidente responde que eso se solventa con «políticas económicas que creen empleo»

Intenso debate el de ayer entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el portavoz del grupo socialista en el Senado, el asturiano Vicente Álvarez Areces. Fue durante la primera sesión de control al Gobierno de esta legislatura en la Cámara alta, y con la negociación presupuestaria en el horizonte. Areces dejó sentado que el PP «no podrá contar con los socialistas si el Gobierno debilita aún más el Estado del Bienestar y mantiene los recortes sociales», como, recordó, ha comprometido Rajoy ante Bruselas en el Plan de Estabilidad 2016-2019.

El expresidente del Principado puso números a sus argumentos: «Hoy, cinco años después de sus políticas políticas y recortes, la población en riesgo de pobreza se ha incrementado en España hasta el 28,6%, más de 13 millones de personas. Uno de cada tres niños en nuestro país está en riesgo de pobreza, la quinta tasa más alta de la UE». Y también aludió a la situación de los desempleados, ya que «el 50% de los parados no reciben ninguna prestación. En España hay más de 693.000 hogares que no cuentan con ningún tipo de ingreso», dijo Areces.

En su réplica, Rajoy sufrió un incidente menor. Creyendo que tenía el micrófono apagado, la memoria le falló y preguntó «¿este cómo se llamaba?», en referencia a Areces. El presidente esgrimió los índices de pobreza de Eurostat, que «han bajado del 7,4 al 7,1 en la zona euro y del 7,1 al 6,4 en España». Aún así, admitió que el de la pobreza es uno de los temas «más preocupantes, pero yo le invito a usted, igual que hice con el señor Espinar -de Podemos- a que nos sentemos, nos juntemos en la comisión del Pacto de Toledo o donde proceda y empecemos a hacer menos discursos y a tomar más decisiones eficaces».

El discurso del presidente fue una lección de política liberal. Así, aseguró que «tenemos un Estado del Bienestar del que podemos estar orgullosos. Sin duda hay que mejorarlo, hay que hacer más cosas, pero es difícil encontrar un país con un nivel de gasto social como el nuestro». La receta para mantenerlo o mejorarlo es diferente para el PSOE y para el PP. Rajoy lo expresó así: «¿Se puede mejorar? Sí. ¿Hay personas en situación de enorme dificultad? Sí, ese es nuestro reto, que dejen de estar así. Pero para hacer todas estas cosas hay que hacer políticas económicas que creen empleo».

Y también sacó sus cifras. Según el presidente, el gasto social en España representa el 63,5% del gasto total, informa Efe. Y que el 26,7% del gasto se dedica a pensiones, el 14,2%, a sanidad; el 9,3%, a educación; el 4,4%, al desempleo, y el 8,2%, a gastos sociales.

Ello no impidió que Areces matizara que en el Plan de Estabilidad 2016-2019 remitido a Bruselas por el Gobierno de Rajoy se anuncian ya recortes del gasto social que están cuantificados. Y citó: «en educación, se prevé pasar del 4,4% del PIB en 2011 al 3,79% en 2019, o en sanidad, donde ustedes pretenden pasar del 6,47% del PIB que había en 2011 al 5,74% en 2019». Y sobre las pensiones, el portavoz socialista en el Senado fue crudo: «Es desolador. Ustedes prevén que en 2030 el gasto en pensiones sea del 11,2% del PIB, un nivel de gasto menor que el actual, pero con tres millones de pensionistas más que ahora. Esta ecuación que se resuelve en educación primaria quiere decir que con menos dinero para más pensionistas, las pensiones van a disminuir».

Por todo ello, en opinión de Areces «es impensable articular pactos como el educativo, el sanitario, el de las pensiones o el pacto por la ciencia. En un escenario en el que la economía crece. Si crece la economía y el país va bien, como dice el señor Rajoy, tendremos que priorizar cómo podemos favorecer a los colectivos que más se han visto afectados por la crisis», dijo Areces.

Por su parte, Rajoy argumentó que no se puede cumplir con los compromisos de déficit fijados por Bruselas, aumentar el gasto y rebajar los ingresos «a la vez. Esas tres cosas a la vez son imposibles».