El Comercio

Jiménez y Areces defienden los relevos en los grupos socialistas de ambas cámaras

  • A la reunión acudió la asturiana María Luisa Carcedo, que formaba parte de la Ejecutiva de Pedro Sánchez, y que es una de las recolocadas

Los socialistas tenían ayer asuntos internos que resolver, además de el intercambio de pareceres con Rajoy. El portavoz de la gestora, Mario Jiménez, acudió a la reunión del grupo socialista en el Senado para explicar los cambios decididos tanto en la dirección del grupo como en varias portavocías y mesas de comisión. Contó con el respaldo del portavoz, Vicente Álvarez Areces, quien negó que se esté procediendo a una depuración. «Es falso», dijo, y añadió que «he visto varios cambios aquí y nunca nadie utilizó esa palabra cuando vino ni nunca nadie la usó cuando se fue».

A la reunión acudió la asturiana María Luisa Carcedo, que formaba parte de la Ejecutiva de Pedro Sánchez, y que es una de las recolocadas. Ahora es vicepresidenta segunda de la comisión de Sanidad y Servicios Sociales, y vocal de la comisión general de Comunidades Autónomas. También asistieron Óscar López y Ander Gil, también afectados por los cambios. Los críticos se quejaron no tanto de los cambios como de las formas, pues aseguraron que no conocieron el relevo de primera mano, y también en parte por el fondo, ya que no comparten que un órgano temporal como la gestora intervenga en la organización del grupo parlamentario.

Jiménez también acudió al Congreso para explicar los cambios a los diputados. Los críticos repitieron idénticas críticas que se escucharon en el Senado.