El Comercio

Podemos pide bajar sueldos a los altos cargos del Gobierno y la negociación se atasca

  • La formación morada da largas de momento a la reunión tripartita que piden PSOE e IU, con apenas tres días para cerrar un acuerdo

La hipótesis de un acuerdo a tres bandas entre PSOE, Podemos e IU para sacar adelante los presupuestos de 2017 se paga muy cara en las casas de apuestas. Carísima. Entre los socialistas y la coalición hay cierto grado de entendimiento que podría llegar a fructificar pero la jugada tropieza con los planteamientos de la formación morada, que se mantiene distante de las posiciones de ambas fuerzas. Ayer dio otra vuelta de tuerca e incorporó a la negociación la propuesta, que ya había planteado hace un año, sin éxito, de rebajar el sueldo a los altos cargos y directivos de la administración asturiana.

La negociación está, a estas alturas, bloqueada. En la reunión que PSOE e IU mantuvieron el lunes por la tarde la coalición emplazó a los socialistas a instar a Podemos a sumarse a una reunión a tres en las que intentar forjar las bases de un pacto presupuestario. Ayer, el portavoz del partido que da sustento parlamentario al Gobierno, Fernando Lastra, puso voz a ese ofrecimiento al considerar «sensato» que todas las partes se sienten a una misma mesa, algo que hasta ahora no se ha producido, para constatar la «sintonía ideológica» que, interpretó, se ha percibido en los encuentros previos sobre fiscalidad.

Pero Podemos, al menos de momento, da largas a esa reunión y se mantiene en el estudio de la documentación remitida por el Gobierno, que considera incompleta y «con errores», hecho que complicaría su análisis. Sin haberse pronunciado a fondo sobre el borrador, dirigentes de la formación morada han afeado en estos días tanto su «escasa inversión» como el hecho de que la deuda, según sus sospechas, pudiera estar «maquillada». Mensajes que apuntan a la dificultad para alcanzar un consenso.

Fuentes de Podemos consultadas ayer por este periódico expresaron además su malestar con el hecho de que se plantee una subida salarial del 1% para los diputados de la Junta cuando, a su juicio, el mensaje que se debería trasladar a la ciudadanía es el contrario. En ese sentido, pusieron sobre la mesa, como «gesto de altura» que pudiera allanar las conversaciones presupuestarias, una propuesta de reducción del salario de altos cargos y directivos del Ejecutivo regional que permitiese liberar 1,5 millones «para destinar a necesidades inmediatas de la ciudadanía». Una iniciativa que la formación ya lanzó, sin éxito, en las conversaciones desarrolladas el pasado ejercicio por estas fechas, «y que confiamos que, este año sí, el Gobierno incluya en su proyecto» porque «ninguna fuerza progresista puede ponerle reparos».

El ambiente general es de pesimismo porque el plazo para un acuerdo es escasísimo. El Gobierno necesita el fin de semana para dar forma al proyecto antes de registrarlo el lunes en la Junta así que el grueso de un posible pacto debería cerrarse, como mucho, el viernes, dejando sábado y domingo para retoques. En este clima acude hoy el PP a reunirse con el presidente del Principado, con la promesa de apoyar el presupuesto a condición de que suprima el impuesto de Sucesiones.