El Comercio

El PSOE asturiano abre por primera vez la puerta a negociar el presupuesto con el PP

Mercedes Fernández y Javier Fernández.
Mercedes Fernández y Javier Fernández. / Efe
  • Hasta ahora, los esfuerzos de los socialistas se habían centrado en alcanzar un acuerdo con Podemos e IU. Entre las propuestas de los populares está suprimir el impuesto de sucesiones en herederos directos

Por primera vez, el PSOE de Asturias se ha mostrado dispuesto a negociar el presupuesto del próximo año con el Partido Popular. Hasta el momento los socialistas habían centrado su esfuerzos en alcanzar un acuerdo con Podemos e IU.

Se abre así la posibilidad a cerrar un acuerdo con los populares como el pactado en 2015, aunque el Ejecutivo mantiene que su prioridad es pactar con la izquierda.

El presidente socialista del Gobierno asturiano, Javier Fernández, y la líder de los populares en el Principado, Mercede Fernández, se han reunido este miércoles durante más de tres horas para abordar las cuentas del próximo ejercicio con la idea de alcanzar posibles acuerdos que eviten una nueva prórroga.

El Gobierno autonómico se ha comprometi a estudiar las propuestas fiscales del PP, entre ellas la de suprimir el impuesto de sucesiones en los tipos 1 y 2, es decir, en herederos directos. No obstante, los socialistas inciden en que su postura es la de subir el mínimo exento a 200.000 euros, en lugar de la eliminación parcial que proponen los populares.

Así lo ha explicado el portavoz socialista en la Junta General, Fernando Lastra, a su salida de la reunión mantenida entre dirigentes del PSOE y del PP. Se trata del último encuentro, en la ronda de contactos que el Ejecutivo ha desarrollado con todos los grupos en el marco de la negociación presupuestaria. En él también participaron la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo y los diputados del PP Luis Venta y Emma

«Hay que hacer esfuerzos compartidos», ha subrayado la presidenta de los populares asturianos ante los medios de comunicación que, tras dejar claro que los modelos fiscales del PP y PSOE son diametralmente opuestos, ha dicho que Asturias estaría mejor con presupuesto y sin el impuesto de sucesiones.

En este tributo se centran las principales diferencias ente el PSOE y el PP, ya que mientras los socialistas están dispuestos a subir de 150.000 a 200.000 euros el mínimo exento de pago, los populares quieren la supresión para los herederos directos.

El planteamiento socialista supondría una merma de ingresos de 20 millones de euros anuales -10 millones el primer ejercicio- para las arcas regionales, mientras que la del PP costaría entre 35 y 40 millones de euros, el 0,8 por ciento de un presupuesto que superará los 4.200 millones el próximo año.

Fernández ha asegurado que van a estudiar con detalle las propuestas fiscales que hoy les hizo llegar la consejera durante una reunión, que calificó de «positiva, cordial y sincera». «"El diálogo está abierto y hay margen temporal para negociar, aunque no se si llegaremos a un acuerdo», ha incidido la presidenta de los populares asturianos.

El portavoz socialista también tildó este encuentro de «muy interesante porque no es costumbre en la relación entre el Gobierno y el PP esta cordialidad e intercambio de opiniones precisas e informadas sin caer en actitudes dogmática o demasiado ideológicas que dificultarían un entendimiento».

Según Lastra, hoy han puesto sobre la mesa sus diferencias "con precisión y rigor" y en torno al impuesto de sucesiones están intentando ver si llegan a un punto intermedio. No obstante, ha matizado que ese acuerdo será difícil en un momento en el que está abierta la negociación con otras fuerzas políticas con planteamientos diferentes, como Podemos, que reclamaba situar el mínimo exento de tributar el impuesto de sucesiones en 200.000 euros.

Lastra no se ha pronunciado sobre la posibilidad de aumentar ese mínimo, con lo que se aumentaría el número de herederos que no tendrían que pagar, o de eliminar totalmente el impuesto en varios años, como también ha defendido en alguna ocasión el PP, porque aún deben hablarlo con las otras formaciones con las que tienen abierta la negociación. «No nos lo está poniendo nadie fácil», ha reconocido Lastra al ser preguntado sobre si el PP se lo estaba poniendo más fácil al Gobierno para alcanzar un acuerdo que Podemos, a quien ha reprochado de nuevo que se niegue a mantener una reunión a tres bandas.

«Si se trata de que Podemos no quiere a IU como una de las patas de la discusión presupuestaria, que lo diga, o si lo que no quiere es cerrar una negociación con el Gobierno, que lo diga claro, pero que no maree», ha señalado después de que el diputado regional de Podemos Enrique López descartase hoy que su grupo fuese a reunirse a la vez con IU y Podemos.

Lastra también ha negado que, tal y como plantea Podemos, su propuesta de reforma fiscal tenga un efecto neutro sobre la recaudación -«eso es un brindis al sol»- y ha asegurado que supondría una merma importante de ingresos, especialmente por una reforma que plantean para el IRPF «totalmente desproporcionada».

lj/gv