El Comercio

Podemos e IU, abiertos a negociar el gasto pese al «poco margen» de maniobra

Poco margen habrá para negociar cambios en el proyecto presupuestario de 2017 una vez que, mañana lunes, las cuentas sean presentadas ante la Junta General. En materia de ingresos ya nada se podrá tocar y únicamente será posible reabrir la negociación en torno a las partidas de gasto. Sin embargo, y a pesar de la falta de entendimiento existente entre las fuerzas de la izquierda, ninguna quiere todavía aceptar que todo está perdido. Hay margen, dicen, para cambiar aún muchas cosas y evitar la prórroga. Sin embargo, nadie es especialmente optimista al respecto.

Podemos e Izquierda Unida se manifestaban en esta línea ayer, después de dar por perdida cualquier posibilidad de que pueda llevarse mañana lunes a la Cámara asturiana un presupuesto consensuado por las fuerzas de la izquierda. Desde Podemos critican la «falta de voluntad» por parte del Gobierno socialista y su negativa a recoger en el documento sus exigencias en materia fiscal, así como su actitud reacia a racionalizar el gasto. «Nos hace dudar sobre su voluntad política real a llegar a un acuerdo. Pero todo está abierto aún», decía ayer Emilio León, portavoz de Podemos. También desde IU se muestran dispuestos a seguir trabajando porque «un presupuesto de mínimos siempre es mejor que una prórroga», advierte Gaspar Llamazares, quien insiste en que un escenario de cuentas prorrogadas otorga mayor margen de maniobra al Gobierno regional.

Tampoco Ciudadanos se cierra en banda, pese a mostrarse especialmente dolido por el 'plantón' que recibió el pasado viernes por parte del Ejecutivo autonómico. «No saben gestionar la pluralidad, por eso tampoco tenemos nosotros interés en reunirnos con ellos. Es inútil».