El Comercio

Podemos tilda las cuentas de «portazo» y el PP dice que «tienen mala pinta»

  • La oposición recrimina que no se hayan atendido sus reivindicaciones y muestra escasa confianza en el éxito de la tramitación en la Junta

El Gobierno del Principado registró ayer en la Junta General el proyecto presupuestario para 2017 sin acuerdos previos que garanticen su aprobación por parte de la Cámara, aunque para el PSOE el documento es lo suficientemente «abierto» como para poder alcanzar el consenso necesario. El optimismo que ayer trató de aparentar el Ejecutivo regional y el grupo parlamentario socialista respecto al éxito de la tramitación parlamentaria que se abre ahora, poco o nada tiene que ver con la percepción del resto de los grupos políticos. Ninguno se ve reflejado en las cuentas, sino todo lo contrario, por lo que avanzan ya su rechazo como punto de partida. El periodo de negociación que comienza ahora -y en el que únicamente se puede 'tocar' el capítulo de gastos- parece, aún si cabe, más complicado todavía.

Partido Popular y Podemos, los únicos que por representación parlamentaria tienen capacidad por sí solos de dirigir el devenir de los acontecimientos, fueron ayer especialmente duros con el documento presentado, aunque evitaron pronunciarse sobre la posibilidad de presentar enmiendas a la totalidad.

La presidenta de los populares, Mercedes Fernández, apuntó que el futuro de los presupuestos tiene «bastante mala pinta» como consecuencia de los «juegos diabólicos» de los partidos de la izquierda. La diputada popular se mostró especialmente dolida por la negativa del Gobierno regional a incluir su única reivindicación, la supresión del impuesto de sucesiones para los herederos forzosos, pese a que según las cuentas de su partido «suponía una incidencia del 0,8% en el presupuesto». «Un gobierno al que le dan soporte catorce diputados que ni siquiera está dispuesto a buscar un acuerdo de este tipo tiene que ser claro y decir que no quiere un presupuesto», recriminó. Aplazó, eso sí, la decisión de presentar enmienda a la totalidad hasta estudiar el proyecto y escuchar las comparecencias.

Tampoco quiso anticiparse a los hechos Podemos, si bien su portavoz parlamentario no descartó ningún escenario, incluida la enmienda a la totalidad. Emilio León habló de «portazo» y reprochó al Ejecutivo regional que «no haya tomado nota» de las demandas en materia fiscal de la formación morada, y que haya presentado unas cuentas «continuistas» con la única intención, dijo, de «buscar la abstención del PP, más que un apoyo explícito por parte de cualquier fuerza progresista».

El portavoz de IU, Gaspar Llamazares, también mostró sus «reticencias» con respecto al presupuesto, pero dijo estar dispuesto a «negociar hasta el último momento» para evitar la prórroga presupuestaria, «el peor de los escenarios». Foro afeó el talante continuista de las cuentas y Ciudadanos dijo reservar su opinión hasta estudiar el documento.

El socialista Fernando Lastra defendió que el documento registrado es lo suficientemente «abierto» como para que sea «objetivamente inviable, imposible, que nadie pueda rechazarlo de forma total». No obstante, se adelantó a los acontecimientos y advirtió de las «cosas curiosas» y «contradicciones» que, en ocasiones, se ven en los debates de las enmiendas a la totalidad por parte de grupos parlamentarios, a priori ideológicamente opuestos, que votan conjuntamente iniciativas que nada tienen que ver con lo que proclaman. Un mensaje directo a PP y Podemos.