El Comercio

El PP afirma que Fernández no quiere pactar con la derecha por su cargo en la gestora

Los portavoces parlamentarios, el pasado lunes, minutos antes de comenzar la reunión.
Los portavoces parlamentarios, el pasado lunes, minutos antes de comenzar la reunión. / ÁLEX PIÑA
  • Los populares serán contundentes y no contemplan la posibilidad de abstenerse en el debate presupuestario, como insinúa Podemos

Mercedes Fernández cree que Javier Fernández no quiere pactar los presupuestos con el PP por el cargo que ocupa como presidente de la gestora socialista. Es la única razón que encuentra la líder de los populares asturianos para tratar de explicar por qué el presidente del Principado no ha aceptado incluir en el proyecto presupuestario de 2017 la única reivindicación del PP -la supresión del impuesto de sucesiones para herederos directos-, lo que hubiera garantizado su aprobación. Una medida que, según los cálculos de los populares, tendría una incidencia de entre 35 y 40 millones sobre un proyecto de 4.226, pero que el Ejecutivo regional no quiso ni plantearse, pese a las evidentes dificultades que tiene para que el documento llegue a buen puerto.

La diputada popular planteó ayer durante una visita a Coaña esta acumulación de cargos por parte del líder socialista como posible motivo de la intransigencia del Principado a sus propuestas. De hecho, el temor a que pueda interpretarse este apoyo presupuestario como el cobro al PP por parte de Javier Fernández de su trascendente papel en el viraje del 'no es no' del PSOE a Mariano Rajoy hasta la abstención ya existe entre miembros de la ejecutiva socialista, pero ayer Mercedes Fernández hizo referencia explícita a ello. «Si presidir una gestora perjudica a Asturias, yo quiero un presidente que presida Asturias y vele por los intereses generales de los asturianos», recriminó.

Los populares también fueron categóricos con respecto a las continuas insinuaciones de la formación morada sobre la posibilidad de que el PP devuelva aquel 'favor' en forma de abstención a los presupuestos autonómicos que, a juicio de Podemos, han sido cocinados pensando más en complacer a la derecha que en buscar un apoyo explícito por parte de las formaciones de la izquierda. Fue ayer el diputado popular Agustín Cuervas-Mons quien negó que su partido contemple la posibilidad de una abstención en el debate presupuestario, de lo que se desprende que su postura será más contundente, aunque no quiso desvelar si el PP presentará enmienda a la totalidad o estaría dispuesto a apoyar las de otras fuerzas.

El portavoz del PSOE, Fernando Lastra, insistió en que sería «difícilmente explicable» una oposición total al documento y volvió a tender la mano a «todas» las formaciones para «atender cualquier tipo de solicitud» que pueda tener encaje como enmienda parcial, y evitar así una nueva prórroga. Sin embargo, únicamente IU y Ciudadanos parecen estar dispuestos a seguir hablando.

El PP reiteró su única condición para alcanzar un acuerdo presupuestario -aunque como afecta al capítulo de ingresos ya no podría incorporarse en esta fase de la tramitación- y Cristina Coto, de Foro, dijo que estamos ante unos presupuestos «al revés» de lo que se necesitaría para favorecer el crecimiento económico de Asturias, por lo que no vio margen para el entendimiento. El portavoz de Podemos, Emilio León, se niega a sentarse nuevamente con el PSOE «para entretenernos», una vez que el Gobierno regional no incluyó en el documento sus exigencias en materia fiscal y de racionalización del gasto público, entre otras.

IU, sin embargo, insistió en la necesidad de seguir trabajando para evitar la prórroga presupuestaria, pese a observar carencias en el presupuesto y sentirse «engañada» por parte del Principado en relación a su apoyo a la promoción de la llingua. «Nos dieron gato por liebre porque aumentaron la partida pero luego obligan a la academia a pagar unos gastos que no venían pagando», se quejó Gaspar Llamazares. También Ciudadanos, con quien el Ejecutivo regional no llegó a reunirse, aunque sí le hizo guiños en algunas modificaciones del borrador inicial destinadas a incrementar el presupuesto para autónomos e I+D+i, dijo seguir en disposición de negociar unas cuentas «para que el resultado final sea mucho mejor» y favorezca «la dinamización del tejido económico».