El Comercio

Vicente Álvarez Areces.
Vicente Álvarez Areces. / ABC

El PSOE reivindica el Senado como «escenario» de los grandes acuerdos de Estado

  • Sáenz de Santamaría anuncia que «la Conferencia de Presidentes abrirá y marcará la agenda política del curso 2017»

El portavoz socialista en el Senado y expresidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, se dirigió ayer a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para reivindicar que la Cámara alta sea «el escenario adecuado e imprescindible para alcanzar los pactos de Estado» que harán falta durante una legislatura con el gobierno en minoría. Esto ayudará, piensa el senador, a «que la gente vea que se resuelven sus problemas» y, también, a consolidar el concepto de «oposición útil» en el hemiciclo.

A preguntas del senador, Sáenz de Santamaría anunció que la Conferencia de Presidentes «abrirá y marcará la agenda política del curso 2017», lo que unido a las declaraciones de Mariano Rajoy, quien ya había comprometido su convocatoria «inmediata», apunta a que se celebrará a mediados de enero. No fue la única promesa de la vicepresidenta. También dijo que ella, durante la legislatura y como también harán otros ministros, acudirá al Senado, a las comisiones y a los debates de Estado. Por sus nuevas funciones de ámbito territorial, Sáenz de Santamaría deberá acudir -tal y como le recordó el exjefe del Ejecutivo asturiano- a la Comisión General de Comunidades Autónomas y a la Comisión de Entidades Locales. «El PP no puede mantener la actitud de los últimos años, ahora debe buscar el consenso, iniciar un diálogo sincero para llegar a acuerdos sobre los problemas esenciales de España. Por eso hemos pedido que la Conferencia de Presidentes tenga carácter anual, que se marque una agenda de grandes temas, que se hagan funcionar las comisiones territoriales y que se ponga en marcha el debate sobre el estado de las autonomías», explicó Areces.

Sáenz de Santamaría también respondió durante la sesión plenaria a la pregunta planteada por la senadora de Foro, Rosa María Domínguez de Posada, quien aseguró que Asturias sufre «el más grave proceso de decadencia regional de España». La vicepresidenta defendió que el Gobierno nacional trabaja por la región y conoce los datos sobre su evolución económica, pero pidió al Ejecutivo regional que «en esa responsabilidad compartida también trabaje en las mejoras que necesita la comunidad, porque también es responsabilidad de ese gobierno socialista».