España «examinará» la participación de empresas españolas en la construcción del muro de Trump

Alfonso Dastis, ministro de Exteriores.
Alfonso Dastis, ministro de Exteriores. / Henry Romero (Reuters)
  • México agracede el apoyo "inequívoco y sin restricciones" del Gobierno de Rajoy en su conflicto con Estados Unidos

España siguió este viernes los pasos del Gobierno francés y advirtió de que "examinará" la participación de empresas nacionales en la construcción del muro que Donald Trump pretende construir en la frontera con México. El anuncio lo hizo Alfonso Dastis tras reunirse como su hómologo mexicano, Luis Videgaray. El ministro de Asuntos Exteriores no profundizó más en las medidas que podría tomar el Ejecutivo de darse el caso, pero dejó claro que el apoyo de España al país latinoamericano en su conflicto con la administración Trump es total.

Nada más aterrizar en México el pasado jueves, Dastis acudió a la residencia presidencial de Los Pinos para entrevistarse con Enrique Peña Nieto. Al mandatario mexicano el jefe de la diplomacia le expresó el pleno respaldo del Gobierno de Mariano Rajoy en el conflicto con Washingtong. "Estamos a la orden", resumió Dastis.

Hoy, repitió el ofrecimiento a Videgaray, ante quien señaló que "los problemas de México no le son ajenos a España", que "México tiene razón en su posición" o que "México y los mexicanos deben ser tratados con respeto". Y en contra del ofrecimiento de ejercer como interlocotur entre ambos países que Mariano Rajoy le hizo a Trum en su conversación telefónica del pasado febrero, Dastis señaló que España no pretende mediar entre "dos grandes países" que no necesitan a un tercero para hablar entre sí. La labor de España, explicó, será "más o menos vocal en función de las consultas con México y para no intervenir de forma contraproducente".

Desde el lado mexicano, su secretario de Exteriores agradeció el apoyo "inequívoco y sin restricciones" de España. Y aunque Videgaray aseguró que su Gobierno apuesta por resolver la situación de forma bilateral, añadió que "México tiene un gran arma al contar con el apoyo de un país tan significativo como España".

Inquietud empresarial

El conflicto político se circunscribe hasta el momento solo a México y Estados Unidos. Pero en el plano económico, las empresas españolas están el ojo del huracán. La decisión de Trump de renegociar el Nafta -el tratado de libre comercio entre ambos países y Canadá- y la posible subida de aranceles a los productos mexicanos amenazan con perjudicar los intereses españoles.

En el país latinoamericano están presentes 5.800 empresas nacionales.Y la cifra va en aumento. Como media, cada día una se instala en México, con la banca, el turismo, infraestructuras y energía como los sectores más potentes. Dastis desayunó este viernes con representantes de una quincena de estas empresas para conocer de primera mano la situación. Según explicó después el jefe de la diplomacia, las acometidas de Trump contra México no deberían ser especialmente relevantes dado que la mayoría de las empresas españolas dirigen sus productos al mercado interno del país latinoamericano. Si acaso, solo el sector automovilístico podría verse afectado por la determinación del presidente estadounidense de obligar a las gigantes de la automoción de su país a retornar la producción a territorio nacional.