«Es machista a más no poder», espeta la líder del PP al presidente

Que Javier Fernández y Mercedes Fernández no se llevan es algo bien conocido en la Junta General. Es habitual ver la exasperación en el rostro del presidente cuando tiene que responder a una pregunta de su adversaria, y también lo es el cabreo de la líder del PP ante los argumentos del contrario. Así volvió a suceder ayer, con un debate sobre el uso del asturiano en las aulas, que terminó con Mercedes Fernández maldiciendo con el micrófono apagado, aunque sus palabras resonaron por todo el salón de plenos.

La polémica estalló al hilo de la pregunta de la presidenta del PP sobre un programa piloto para impartir en asturiano algunas asignaturas en primaria, iniciativa a la que los populares se oponen. «La derecha montuna siempre se ha opuesto al asturiano de manera radical», razonó Javier Fernández, que ironizó con la posibilidad de que la formación de Mercedes Fernández esté compitiendo con Foro por ocupar ese espacio de beligerancia. «Si es así será un duelo en la caverna; va prestame muncho velo», dijo usando la llingua.

A Mercedes Fernández, que minutos antes había criticado con ironía al jefe del Ejecutivo por no usar nunca el asturiano ni para decir «ye», se le mudó el rostro. Con el micrófono apagado, se la escuchó decir: «Va a prestarme a mí ver otras cosas más que a ti; muchas cosas, y antes... Impresentable, es machista a más no poder», rezongó, visiblemente irritada. Una acusación, la del machismo, que ya ha deslizado en más de una ocasión contra el dirigente socialista, que siempre ha negado de forma tajante esos reproches.