Los dos grandes retos de Mercedes Fernández

Mercedes Fernández, el pasado sábado durante el Congreso Autonómico del PP de Asturias, recibe la ovación de los afiliados.
Mercedes Fernández, el pasado sábado durante el Congreso Autonómico del PP de Asturias, recibe la ovación de los afiliados. / P. LORENZANA
  • Tras la reelección de Mercedes Fernández como presidenta del partido -superando de forma holgada el proceso congresual en el que llegaron a presentarse hasta dos vías alternativas, lideradas por Carmen Maniega y Pablo Pichel, aunque la de éste último no llegó a fructificar por falta de avales- la nueva ejecutiva da por ratificado su liderazgo y por curada cualquier fractura interna

El PP asturiano tiene ya puesta su mirada en las elecciones autonómicas de 2019. Quedó claro el pasado sábado durante el XVII Congreso Autonómico, en el que tanto la líder de los populares asturianos, Mercedes Fernández, como su número dos, el ahora secretario general de la formación, Luis Venta, se pronunciaron en sus correspondientes discursos ya en clave electoral.

Tras la reelección de Mercedes Fernández como presidenta del partido -superando de forma holgada el proceso congresual en el que llegaron a presentarse hasta dos vías alternativas, lideradas por Carmen Maniega y Pablo Pichel, aunque la de éste último no llegó a fructificar por falta de avales- la nueva ejecutiva da por ratificado su liderazgo y por curada cualquier fractura interna. Es más, entiende que la organización se encuentra «en el mejor momento» de los últimos años y con capacidad para alcanzar el Gobierno del Principado.

Los populares consideran, y así lo expuso el propio Luis Venta, que el «viento sopla a favor». Saben que con Mariano Rajoy en la Moncloa es más fácil convencer al electorado de que un Gobierno popular en Asturias podría ser beneficioso para los intereses de la región pero, además, entienden que juegan con la ventaja de que el PSOE asturiano no atraviesa su mejor momento. El distanciamiento de gran parte de la militancia de este partido tras la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE y el apoyo a la investidura de Mariano Rajoy se vive con mayor intensidad en el Principado, por el destacado papel de Javier Fernández como presidente de la gestora.

Sin embargo, Mercedes Fernández sabe que no todo son ventajas y que debe trabajarse en dos líneas para aspirar con ciertas garantías de éxito al despacho de la calle Suárez de la Riva. La primera, y fundamental, es aglutinar a toda la derecha asturiana porque únicamente si se consigue es viable competir con el PSOE, que históricamente ha contado con el apoyo de IU en los momentos más complicados y con toda probabilidad la coalición saldría nuevamente a su rescate si cabe la posibilidad de que gobierne el PP. Pero, además, los populares saben que deben conseguir llegar a los más jóvenes y para ello es imprescindible rejuvenecer el partido. Mercedes Fernández trabaja desde hace tiempo con estos dos retos y la constitución de su nuevo equipo de colaboradores no hace más que ratificarlo.

Coalición con Foro

El PP aún no se ha recuperado totalmente del duro golpe que supuso para esta formación el nacimiento de Foro. Es cierto que el partido impulsado por Francisco Álvarez-Cascos ha ido perdiendo peso institucional y también que la rivalidad entre las dos fuerzas ya no es la que era. De hecho, PP y Foro se presentaron a las últimas elecciones nacionales en coalición y las relaciones en el Parlamento asturiano son bastante fluidas. No obstante, al menos por el momento, Foro no tiene intención de tirar la toalla ni perder su identidad, por lo que sigue siendo una fuerza a abatir en los comicios regionales del próximo 2019. Mercedes Fernández sabe que el hecho de que los asturianos tengan varias papeletas con partidos del espectro de la derecha les perjudica e insiste cada vez que tiene oportunidad en subrayar la importancia de «sumar» para ganar a la izquierda, hasta el punto de que parece dispuesta a examinar distintas fórmulas con Foro con tal de aunar fuerzas.

La líder del PP viene además, desde hace ya algún tiempo, recuperando e integrando en los puestos de mayor responsabilidad del partido a personas que participaron en el proyecto de Foro. El caso más significativo es el del propio Luis Venta que, tras su corta aventura en Foro, es hoy número dos del PP; pero también Emma Ramos, vicesecretaria de Política Autonómica y Municipal o, incluso, Marino Marín Albi, presidente del PP gijonés y ahora vocal en el comité ejecutivo regional tras su paso como militante por Foro. Y no solo eso, Mercedes Fernández incorpora en este mismo órgano a Juan Morales, quien antaño optó a liderar a los populares frente a Ovidio Sánchez e impulsó el partido Ideas.

De forma paralela, la presidenta del PP busca un acercamiento al electorado más joven y para ello, pese a que ha reducido drásticamente el número de vicesecretarías, mantiene en los cargos de responsabilidad del partido a perfiles como el del presidente de Nuevas Generaciones, Pablo Álvarez-Pire (vicesecretario de Comunicación) e incorpora a otros como David González Medina (vicesecretario de Organización).