El Comercio

La Fiscalía acusa al empresario iraní Massoud Zandi de defraudar 126 millones

  • Le imputa tres nuevos delitos contra la Hacienda Pública entre los años 2010 y 2013

La Fiscalía de Madrid ha ampliado una denuncia existente contra el empresario iraní Massoud Zandi, al que imputa tres nuevos delitos contra la Hacienda Pública entre los años 2010 y 2013, con los que la cantidad defraudada habría ascendido a 126,4 millones de euros.

La Sección de Delitos Económicos de la Fiscalía Provincial de Madrid ya había denunciado a Zandi ante un juzgado de Pozuelo de Alarcón (Madrid) por fraude contra la Hacienda Pública en 2010, a la que ahora añade los impagos de los años 2011, 2012 y 2013, y que eleva la suma defraudada a 126.487.742 euros.

Dado que el importe defraudado es muy elevado y que algunas de las operaciones imputadas obedecen a la venta de participaciones en sociedades domiciliadas en varios países, algunos de ellos considerados paraíso fiscal, la Fiscalía cree que debe inhibirse el juzgado de Pozuelo en favor de la Audiencia Nacional.

Y es que, además, junto a Zandi figuran como cooperadoras necesarias otras cuatro personas: Cristina Salvador Perucha, Domingo Ignacio Lacasa Aso, Jorge Luis Reyes y Mónica Acevedo, que no figuraban en la denuncia inicial.

En su escrito, la Fiscalía explica que en 2010 y 2011 Zandi tenía su residencia en España, con lo que estaba obligado a declarar aquí por el conjunto de sus rentas.

Sin embargo, gracias al asesoramiento que recibió de Domingo Lacasa en España y de Jorge Luis Reyes y Mónica Acevedo en Ginebra (Suiza), "diseñó un entramado societario para, además de simular su residencia en Dubai, ocultar la titularidad de los bienes que él mismo poseía tanto dentro como fuera de España".

Para ello, creó en Luxemburgo la sociedad Zarathustra Olding, controlada a su vez por Golden Vending, de su propiedad; también en Luxemburgo dio de alta Trade Petroleum, "con el objetivo de controlar desde España sus negocios petrolíferos".

El entramado incluía otra sociedad domiciliada en Seychelles (Hypersonic Limited), mediante la que Zandi controlaba los rendimientos de sus empresas dedicadas a la actividad petrolífera y minera; en Madrid, Cristina Salvador, se ocupaba de "evitar que Hacienda detectara la actividad ilegal de Zandi", sostiene la Fiscalía.

Entre los años 2010 y 2011 Zandi ocultó a Hacienda que residía en España y eludió presentar declaración del IRPF, con lo que defraudó 13.968.514,61 de euros en 2010 y 10.971.494,41 euros en 2011, unos 25 millones en los dos años.

En 2012 y 2013, por el contrario, Zandi sí manifestó haber trasladado su residencia fiscal a España y se acogió "indebidamente" al régimen de trabajadores desplazados, "con la intención de obtener un beneficio fiscal ilícito".

Zandi fue informado por Hacienda de que no cumplía los requisitos exigidos por la normativa tributaria para acogerse a tal régimen, pero en ambos ejercicios omitió en su declaración de IRPF los ingresos por ganancias de patrimonio originadas por la venta de acciones, rendimientos de actividades económicos o ganancias de patrimonio no justificadas.

Las cantidades defraudadas ascendieron, según el escrito de la Fiscalía, a casi cien millones de euros (99.542.816,46) en 2012 y a poco más de otros dos millones al año siguiente.

La Fiscalía señala además a las sociedades Zarathustra, Golden Vending, Trade Petroleum, Star Petroleum, SP Mining, Hpersonic Limited, Barrilero y Asociados y Morgan & Morgan como responsables civiles subsidiarios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate