El Comercio

El Montepío abonó 1,3 millones a Alcedo de los Caballeros por obras en Murcia y Roquetas

El geriátrico del Montepío de la Minería en Felechosa.
El geriátrico del Montepío de la Minería en Felechosa. / JOSÉ SIMAL
  • La constructora reclamó otros 668.000 euros por actuaciones pactadas por Juan Antonio Fernández con José Antonio Postigo

Hay una escena famosa de 'Independence Day' en la que el padre de uno de los protagonistas pone en solfa a la Administración americana: «¿No creerás que un inodoro vale 3.000 dólares? ¿O una taza, 800?». Según se van conociendo aspectos de la investigación, va quedando más claro lo que pudo haber ocurrido en torno a la obra del geriátrico de Felechosa, que el expresidente del Montepío de la Minería, José Antonio Postigo, encargó a la empresa de su amigo Juan Antonio Fernández, Alcedo de los Caballeros.

Fuentes conocedoras del caso aseguran que la empresa constructora, Alcedo de los Caballeros, planteó al Montepío, tras el relevo del ahora detenido José Antonio Postigo, habría ofrecido a la mutualidad «olvidarse de una supuesta deuda de 700.000 euros» que el Montepío tendría con Alcedo a cambio de eludir cualquier responsabilidad civil en relación con la obra del geriátrico. Esto suscitó aún más dudas en la mutualidad, que en los últimos tres años ha hecho un esfuerzo de gran calado limpiar su imagen. Los dos informes técnicos que a renglón seguido encargó la mutualidad sobre las obras del geriátrico de Felechosa dieron como resultado que, por una parte, se habían acometido muchas de las obras con materiales de inferior calidad de la que figura en la memoria de construcción, y también que algunas obras pactadas no llegaron a ser ejecutadas.

Así las cosas, el conflicto entre la actual dirección de la mutualidad y la anterior se acrecentó. ¿De dónde venían aquellos 700.000 euros en disputa entre la empresa constructora y el Montepío? Según fuentes conocedoras del asunto, Alcedo habría planteado al Montepío, en el que Postigo ya había sido relevado, que pagase 668.000 euros por obras efectuadas en el hotel que la mutualidad tiene en Roquetas de Mar y en las instalaciones de Los Alcázares (Murcia) por las que la entidad ya había abonado 1,3 millones de euros. El asunto acabó en los tribunales, ya que la actual dirección de la mutualidad no tenía constancia de tal deuda y contestó en ese sentido a la demanda presentada por la constructora.

Había otras obras en conflicto entre el Montepío y Alcedo de los Caballeros. Por ejemplo, el suelo termal del balneario de Ledesma, en Salamanca, que la mutualidad tuvo que levantar después de que lo ejecutase la constructora lenense, porque se habían utilizado materiales que no eran antideslizantes, con el consiguiente riesgo para los usuarios. En el citado balneario salmantino de la mutualidad, José Antonio Postigo había encargado a Alcedo de los Caballeros, en su momento, obras por valor de 4,5 millones de euros.

«Baremo a la carta»

Durante la comisión de investigación que el Parlamento asturiano organizó para tratar de averiguar la procedencia de la fortuna oculta de José Ángel Fernández Villa, el actual presidente del Montepío, Juan José González Pulgar explicó, a preguntas de Ignacio Prendes, de Ciudadanos, que «la adjudicación -del geriátrico- se hizo para dársela a quien se la dieron», con un «baremo a la carta».

De hecho, las candidaturas que analizó el Montepío de la Minería fueron cinco. En aquel momento, la de Alcedo era la más cara en cuanto al proyecto básico (25,3 millones de euros) y la que más tiempo requería (30 meses) para ejecutar la obra. La multinacional Dragados, que se presentaba en coalición con Gonsán, planteaba un coste de 19,9 millones de euros y ofrecía un plazo de ejecución de 24 meses.

¿A qué baremo se refería Pulgar ante la comisión de investigación? De 100 puntos, el baremo que fijó la dirección del Montepío que encabezaba Postigo otorgaba solo 30 puntos a la oferta económica, mientras que dotaba con 45 al 'concurso de ideas para el centro de hidroterapia y memoria constructiva'. La misma memoria que los informes técnicos confirman que se incumplió. Los técnicos calificaron la propuesta de Dragados de «muy defectuosa» por su diseño de los vestuarios y porque temían que se iban a ocasionar sobrecostes. Pero, al final, con Alcedo de los Caballeros también los hubo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate