El Comercio

La caja roja de Fernández Villa

La caja roja del exlíder del SOMA, el hallazgo de la UCO tras buscar hasta en las camas
  • Localizan en los registros de las dos viviendas de José Antonio Postigo numerosa documentación «relevante» y una amplia colección de relojes y plumas estilográficas

  • Los agentes se incautan de 28.000 euros en fajos de billetes de la casa del exlíder

Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil llegaron a la vivienda que José Ángel Fernández Villa comparte con su mujer, María Jesús Iglesias, en la calle Pravia de Oviedo, pasados diez minutos de las nueve de la mañana del pasado 30 de mayo para proceder al registro del domicilio familiar. No abandonaron la estancia hasta pasados unos minutos de las tres de la tarde y, durante esas seis largas horas de registro, descubrieron una caja fuerte pequeña, rectangular y de color rojo, con «fajos de dinero» sujetos con gomas. Cinco fajos, para ser más exactos, cada uno de ellos dividido en pequeños montones de 20 billetes de 50 euros. En total, 28 fajos de 20 billetes de 50 euros en cinco bloques, totalizando la cuantía de 28.000 euros que Villa guardaba en la habitación más próxima a la cocina de su casa, pese a que desde hacía tres años sabía que estaba siendo investigado y que en cualquier momento podría ser sometido a un registro domiciliario.

La caja fuerte estaba guardada en una bolsa de tela color beige que los agentes de la Guardia Civil localizaron en la puerta derecha del armario de la habitación, en una balda superior. Del mismo armario también se llevaron un pequeño neceser de color azul oscuro que contenía, según recoge el informe de los agentes, diversas monedas de oro y plata. Concretamente, se hallaron doce monedas mexicanas de una onza de plata, cinco monedas de cinco pesos empaquetadas con celo, otras cinco monedas de 50 ecus de 1987, una moneda de Sudáfrica, dos monedas de oro de 50 pesos mexicanos, otras dos monedas de plata mexicanas con la inscripción 'expropiación petrolera' y el símbolo de 100 dólares, otra moneda mexicana de plata y dos cilindores y monedas sueltas de un dólar estadounidense de plata, siendo estas últimas un total de 20 monedas.

Los fiscales anticorrupción Ignacio Stampa y Carmen García Cerdá estuvieron presentes en diferentes momentos del registro, que siguieron de cerca tanto la esposa de José Ángel Fernández Villa, María Jesús Iglesias, como su hija Ángela Fernández. El principal investigado, sin embargo, indicó a los agentes que «prefería no estar presente en todas y cada una de las dependencias» según se iba desarrollando la inspección «por su estado físico», si bien permaneció en la vivienda todo el tiempo. De aquel registro, los agentes se incautaron de abundante documentación, entre la que figuran varias libretas de anotaciones personales de Villa y hasta un sobre con membrete del SOMA-UGT que llevaba escrito a lápiz: «J. A. #600,00euros#».

Cajón por cajón

No quedó hueco por mirar en la vivienda del exsindicalista. Cajón por cajón, en los canapés de las camas, en el trastero y hasta en el último armario de la cocina. El registro fue tan exhaustivo que hasta su propia abogada, Ana García Boto, tuvo que ausentarse para realizar «otros asuntos» durante buena parte de la jornada. Villa y su mujer estuvieron arropados en todo momento por su hija Ángela y la hermana de María Jesús, Ángeles.

Igual de exhaustiva fue la inspección llevada a cabo en los domicilios y empresas del resto de los investigados, que se llevaron a cabo de forma simultánea y que obligó a activar un importante operativo policial no sólo en diferentes puntos de Asturias, sino también en Madrid, Valladolid y Murcia. En su chalé de Torre-Pacheco se encontraban el expresidente del Montepío, José Antonio Postigo, y su pareja, Dorina Bicher, cuando los agentes de la Guardia Civil interrumpieron su relax. Lo primero que hizo la Benemérita fue recoger las armas de fuego propiedad del exsindicalista, aficionado a la caza. Luego, en la habitación principal se localizó una pequeña caja de seguridad que fue abierta delante de los agentes por la propia Dorina, pero que no guardaba nada reseñable, como el resto de los armarios, cajas y cajones que se registraron en esta vivienda, más allá de diversa documentación.

Mucho más productiva para los investigadores fue la inspección llevada de forma paralela en la vivienda que la pareja tiene en la localidad vallisoletana de Mayorga, hasta donde tuvo que desplazarse desde Asturias Juan Carlos Postigo, hermano del expresidente del Montepío. Los agentes se incautaron allí de numerosa documentación que, según la descripción que realizan en su informe, podría ser comprometida por estar vinculada con el Montepío de la Minería y con la obra de la residencia de Felechosa. Por citar algún ejemplo, se localizó en la balda superior de un armario empotrado una carpeta negra con anotaciones manuscritas sospechosas. También se localizaron en esta vivienda amplias colecciones de relojes y de plumas estilográficas de las que, si bien los policías no se incautaron, sí las fotografiaron para tener constancia gráfica de las mismas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate