El Comercio

Apelaciones a la «unidad», diferencias con la ponencia y la batalla, en septiembre

No parece que este vaya a ser un congreso convulso, ni en términos generales ni desde una perspectiva asturiana. El resultado de las primarias está cercano, la victoria de Pedro Sánchez fue abrumadora y quienes en el Principado apoyaron a Susana Díaz, ahora retirada a un segundo plano, no están en posición de dar batalla. Tanto los ‘sanchistas’ como el sector oficial de la FSA, los ‘javieristas’, saben además que la pelea llegará una vez pase este cónclave federal y se pongan los ojos en el regional, previsto para septiembre y del que saldrá el relevo de Javier Fernández al frente del partido.

Así pues, los integrantes de la delegación regional, tanto ‘sanchistas’ como ‘oficialistas’, que mayoritariamente viajaron ayer desde Asturias compartiendo autobús, trasladaron mensajes de «unidad». Lo hicieron afines a Pedro Sánchez, caso del alcalde de Corvera, Iván Fernández, y también representantes de la dirección de la FSA, como la secretaria de Política Municipal, Elsa Pérez, que apeló a un PSOE «fuerte» en disposición de volver a ganar las elecciones a la derecha.

Otra cosa es que ambos sectores sepan, que lo saben, que la batalla no está aquí sino en septiembre, cuando se dispute el liderazgo de la FSA previsiblemente entre el ‘sanchista’ Adrián Barbón y el ‘javierista’ José María Pérez. Pero esa es otra pelea que se lanzará después.

Habrá debate, eso sí, en el terreno de las enmiendas. A los ‘oficialistas’ no les gustan las enmiendas de los ‘sanchistas’ en temas como la plurinacionalidad, la tarifa eléctrica o el carbón y pelearán por cambiarlas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate