El Comercio

Compró una de las parcelas de Mayorga con parte del dinero de la amnistía fiscal

  • Postigo abrió dos depósitos con los 436.000 euros que regularizó, de los que 119.067 los transfirió a su exmujer

¿Qué hizo José Antonio Postigo con el dinero que regularizó en la amnistía de 20012 junto a José Ángel Fernández Villa? El expresidente del Montepío de la Minería abrió dos depósitos a plazos: uno con 200.000 euros -que un año después los transfiere a una cuenta en el Banco Sabadell junto a los 6.719 euros de intereses que le generaron-; y otro con 138.000 euros, dinero que utiliza para pagar la multa de Hacienda tras investigar sus ingresos entre 2007 y 2011.

De esos 200.000 euros transfiere 119.067 euros a su exmujer, María Elena Pérez Veiga, correspondientes a la liquidación conyugal. También, en dos operaciones, 71.000 euros a cuentas de Bicher y propias, y adquiere una de las cuatro parcelas -7.000 euros pagó por ella- sobre las que se asienta su lujoso chalé en la urbanización Nuevo Camposol, en Mayorga (Valladolid).

Precisamente la «considerable» ampliación de su chalé -que EL COMERCIO mostró ayer-, entre 2007 y 2011, es destacada por la investigación. Como también la de la vivienda colindante a la suya en Nuevo Camposol, propiedad de su amigo, el constructor Juan Antonio Fernández, al que le encargó la obra del geriátrico de Felechosa a través de su empresa Alcedo de los Caballeros.

Postigo pagó 7.000 euros por esta última parcela que adquirió y aparecen otros 4.500 euros -de los que los agentes desconocen su origen- destinados a otra finca colindante en Mayorga (número 27).

No es el único dinero sin justificar. La Fiscalía da por hecho la «fraudulenta gestión» de Postigo a través del Montepío. Sin entrar al detalle, habla de actividades delictivas que estarían detrás de su incremento patrimonial, especialmente durante su presidencia. Fue entre 2006 y 2014. Ocho años en los que amasaría la fortuna de, al menos, 926.000 euros. Los agentes están convencidos de que ganó mucho más dinero. No explican cómo, si no, pudo mantener su ritmo de vida y pagar facturas sin sacar dinero de sus cuentas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate