IU aboga por un acuerdo con Podemos para «despertar de su letargo» al Gobierno regional

Álvaro Muñiz (derecha) se dirige al diputado Gaspar Llamazares, quien visitó la Feria acompañado del coordinador de la formación en Asturias, Ramón Argüelles, la concejala gijonesa Ana Castaño y el coordinador del partido en la ciudad, Faustino Sabio./ DAMIÁN ARIENZA
Álvaro Muñiz (derecha) se dirige al diputado Gaspar Llamazares, quien visitó la Feria acompañado del coordinador de la formación en Asturias, Ramón Argüelles, la concejala gijonesa Ana Castaño y el coordinador del partido en la ciudad, Faustino Sabio. / DAMIÁN ARIENZA

Llamazares da por superada su confrontación con Argüelles y garantiza a Ripa que defenderá en la Junta la negociación entre ambas fuerzas

AIDA COLLADO GIJÓN.

Izquierda Unida se presentó ayer en la Feria de Muestras con la clara intención de lanzar un mensaje de unidad: quería escenificar que las aguas de la formación han vuelto a su cauce tras la polémica generada después de que Gaspar Llamazares anunciase la creación de un nuevo partido (Actúa) y que su objetivo común, ahora, es exigir a Javier Fernández que «asuma el liderazgo» que le corresponde como presidente del Principado. Aunque tengan que forzarle a ello. Porque ni Izquierda Unida, que apoyó a Fernández en la investidura, ni Asturias pueden «esperar más». El coordinador regional, Ramón Argüelles, y el propio portavoz del grupo en el Parlamento anunciaron la negociación, en primer lugar, con Podemos para poner en marcha «una alternativa de izquierdas», que sirva para aprobar las medidas que en su opinión necesita la ciudadanía y para «despertar de su letargo» al Ejecutivo, tras dos años de legislatura sumido en «la inercia» y la «pasividad».

Argüelles resumió a la perfección este movimiento de la coalición: «La excusa de Fernández para pactar con la derecha es que en la izquierda no nos ponemos de acuerdo. Pues vamos a evitarle ese trance. Vamos a ponernos de acuerdo, a presentar una iniciativa en la Junta y, entonces, podrá decidir si quiere votar con la izquierda o con la derecha». Todo lo que sea necesario para «no perder otros dos años de legislatura».

Los dos responsables de IU se mostraron profundamente críticos con la actitud del Gobierno regional. Así justificaron su emplazamiento a sus «aliados naturales», Podemos, para trazar una alternativa, tomar las riendas de la agenda de la izquierda y llevar la voz cantante. En definitiva, para ejecutar «algo que debería hacer el Gobierno: llevar leyes a la Junta y proponer medias». Argüelles habló de la necesidad de que salga adelante y cuanto antes una ley que garantice los derechos básicos. Se refirió, en concreto, a l salario social y a las medidas contra la pobreza energética.

En la misma línea, Llamazares defendió el «desbloqueo de la situación política desde la izquierda». IU, se comprometió, «va a poner todo de su parte para que esta alternativa se concrete y se ponga en marcha». Hoy por hoy, dijo, «el cambio está atrapado por las medidas restrictivas de Montoro, por los recortes, por la falta de compromiso del Gobierno central con las políticas sociales pero, también, por la falta de diálogo en el seno de las fuerzas del cambio». En Asturias, IU no comparte la «complacencia» del Ejecutivo con la situación de la región. Por eso la coalición pretende dar un nuevo impulso a su programa básico en las políticas locales y autonómicas. Quiere hacer del acuerdo de Castilla-La Mancha -con el que Podemos entró en el gobierno socialista- una «realidad» para el conjunto del Estado.

Y pretende que la negociación sea «ágil» y tenga resultados cuanto entes en cuanto a «rescate social, pero también ordenación del territorio, innovación y formación a la empresa y mejora de los servicios públicos».

«Malentendido»

Argüelles y Llamazares dieron por superadas las tensiones y «malentendidos» que les enfrentaron las últimas semanas por la polémica creación de un partido por parte del portavoz en la Junta y el juez Baltasar Garzón. «En IU no sobra nadie, ni antes ni ahora», concedió Argüelles en referencia a Llamazares. Ambos dirigentes han hablado y, según mantienen, se han entendido. El partido en Asturias no teme, como el diputado, que Izquierda Unida acabe siendo absorbida por Podemos a nivel nacional. Disienten, pero pueden «trabajar juntos perfectamente».

En este sentido, Llamazares se dirigió al secretario general de la formación morada en Asturias, Daniel Ripa. «Que no tenga duda de que en la Junta voy a defender la estrategia de IU y la negociación con Podemos» para forzar el cambio, prometió.

Y para muestra de lo mucho que han cambiado las cosas esta semana, Argüelles salió en su defensa del diputado, ante un posible veto por parte de Podemos en la negociación. «Nosotros no nos metemos con nadie, que ellos no se metan con nadie de IU», zanjó.

Más noticias

Fotos

Vídeos