Accidentado homenaje en El Mazucu

El diputado catalán y el resto de los homenajeados, ayer, junto al monolito en memoria de los republicanos fallecidos en El Mazucu. / NEL ACEBAL

El parlamentario Joan Tardá se fractura un hombro tras participar en un acto en Llanes para recordar a las víctimas del fascismo

TERRY BASTERRA LLANES.

Una mala elección de calzado, sumado a un firme embarrado y resbaladizo hicieron que Joan Tardá se cayese al suelo y fracturase el húmero derecho por dos sitio tras participar en un acto de homenaje a los milicianos republicanos fallecidos en la batalla de El Mazucu en septiembre de 1937. Tardá era uno de los cuatro homenajeados por la Federación Asturiana de Memoria y República (Famyr) en una cita que se celebraba en el llanisco Alto de la Tornería por décimo año consecutivo. Se le reconocía «por ser la única voz que ha defendido a las víctimas del franquismo en el parlamento siempre».

El de Ezquerra Republicana de Catalunya sufrió varios resbalones al principio del acto, pero no fue hasta el final, mientras abandonaba el lugar por un camino de tierra, cuando volvió a perder el equilibrio y cayó al suelo sobre un gran charco, fracturándose además el hombro derecho. Fue trasladado por algunos asistentes primero al centro de salud de Llanes y después al hospital de Arriondas, donde le realizaron placas para determinar el alcalde de la lesión y le inmovilizaron el brazo con un cabestrillo.

Más noticias

Junto a Tardá Famyr homenajeó a otras tres personas por sus valores republicanos en un acto al que acudieron cerca de un centenar de personas. Entre ellas Ángeles Flórez 'Maricuela', una ilustre «miliciana, luchadora y socialista de verdad» que a sus casi cien años no podía contener la emoción por el recuerdo de «todos los que murieron aquí luchando y fusilados».

A Víctor Luis Álvarez, otro de los homenajeado, se le reconoció su labor como «padre de la memoria histórica en Asturias». Aprovechó su intervención para cargar contra la actual ley que «reconoce la legitimidad de las sentencias franquistas».

En El Mazucu también se recordó a Jon Paredes 'Txiki', militante de ETA durante el franquismo y uno de los últimos fusilados de la dictadura en 1975. Hasta Llanes se desplazó su hermano Diego, quien recalcó que «el régimen sigue vigente y no reconoce a nuestros muertos que lucharon contra el franquismo».

El acto de ayer sirvió para realzar el sentimiento y los valores republicanos junto al monolito y la placa que recuerdan a los fallecidos en El Mazucu. Una pieza en hierro obra del artista Javier Fernández. Trata de asemejar un árbol de tres ramas pintadas con los colores de la bandera republicana. «Nace de las semillas de los milicianos que fallecieron aquí y que tiene a la verdad, la justicia y la reparación como frutos», explicaba su autor.

Ahora queda por ver si en esta ocasión la pieza no sufre ningún atentado fascista como ocurrió con los anteriores monolitos colocados en este mismo lugar en los años previos. Pese a las denuncias interpuestas por Famyr la justicia no ha actuado aún contra los autores de estos reiterados actos vandálicos.

Fotos

Vídeos