Acusaciones de corrupción y «pactos encubiertos» enredan el debate del crédito

El PP sospecha de acuerdos secretos de la izquierda y habla de un «tripartito» de gobierno, mientras Podemos echa en cara a los populares sus escándalos

A. SUÁREZ OVIEDO.

La Junta General, o al menos una parte de ella, olfatea ya las elecciones autonómicas de 2019 y hace prácticas de precampaña. Se debatía ayer la ley de crédito extraordinario destinada a suavizar el impacto de la prórroga. De su contenido hubo pocas novedades porque el reparto de los recursos, 111 millones de euros, es de sobra conocido. En cuanto a los plazos, la aprobación llegará a finales de este mes o comienzos de mayo. Así que el picante vino de factores externos, cuando el PP deslizó la supuesta existencia de «pactos encubiertos» entre los partidos de la izquierda para ir más allá del crédito que ahora se discute. Afirmación que el Gobierno negó por boca de la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, y que llevó al portavoz de Podemos en la comisión, Enrique López, a cargar con extrema dureza contra los populares y tildarlos de «partido corrupto de Norte a Sur».

No esgrimió el PP pruebas concretas de esos supuestos pactos ocultos de la izquierda, que se plasmarían en otros créditos similares al que ahora se discute. De momento, los hechos remiten a un consenso de PSOE, Podemos e IU para sacar adelante este crédito. «¿Hay otros acuerdos que no conozcamos? Nosotros pensamos que sí», apuntó el diputado José Agustín Cuervas-Mons. La sospecha sirvió a los populares para esbozar el que será uno de los argumentos clave de la precampaña: que los tres partidos en cuestión van camino de conformar un «tripartito» al estilo del que funciona en Oviedo, que sería «lo peor que podría sucederle a Asturias».

Carcedo negó tajantemente la posibilidad insinuada por el PP de que PSOE, Podemos e IU hayan pactado ya el contenido de otro crédito extraordinario. Y remarcó que el Gobierno no contempla más medidas de este tipo, excepción hecha de otro proyecto de ley centrado exclusivamente en la función pública, una vez el Ejecutivo central despeje el panorama y clarifique, entre otras cosas, la subida salarial a los empleados públicos.

«No hay pactos ocultos, lo que hay es un crédito de 111 millones de euros para minimizar dos prórrogas», la autonómica y la estatal, aseveró Carcedo. La también socialista Margarita Vega vio en la búsqueda de «conspiraciones» por parte del PP un «intento desesperado para buscar una excusa con la que justificar su 'no' al crédito». También el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, afeó a los populares que se dediquen a «maniobras de distracción».

Pero quien sin duda fue más tajante fue el portavoz de Podemos. Enrique López tildó directamente al PP de partido «corrupto» y dejó claro que su formación hará lo que sea necesario para evitar que llegue a gobernar la región. «Lo peor sería que un partido corrupto como el PP se hiciera con las instituciones asturianas, eso lo vamos a impedir», afirmó. «Gracias. ¿Ya insultó a todo el mundo?», le contestó con una mezcla de enfado e ironía el popular Carlos Suárez, que llevaba la manija de la sesión.

En el 'no' al crédito también está Ciudadanos, muy crítico con el endeudamiento, y Foro, cuya portavoz, Cristina Coto, ve «un abandono de la sanidad, la justicia, la inversión y la promoción económica».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos