Barbón defiende un PSOE con más peso de la militancia y menos de los 'barones'

Barbón defiende un PSOE con más peso de la militancia y menos de los 'barones'
Adrián Barbón, ayer, en un momento de la asamblea con cargos y militantes en Oviedo. / PABLO LORENZANA

Marca distancias con la etapa de Fernández y deja claro que el reglamento impide episodios como la abstención ante Rajoy o el veto al acuerdo de la izquierda en Oviedo

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

La Federación Socialista Asturiana y su secretario general, Adrián Barbón, se sienten cómodos con el nuevo reglamento aprobado por el PSOE. Una normativa interna que «refuerza» a la dirección federal que encabeza Pedro Sánchez, después de la tempestuosa etapa anterior en la que los 'barones' autonómicos terminaron descabalgando al líder del partido, y que da más peso a la militancia a la hora de tomar decisiones clave. En una asamblea con cargos y afiliados en Oviedo, Barbón marcó distancias con su predecesor en el cargo, Javier Fernández, y dejó claro que con este reglamento algunos de los episodios más convulsos de la historia reciente, caso de la abstención que facilitó la investidura de Mariano Rajoy o el veto de la dirección autonómica a un pacto de la izquierda en Oviedo, no se hubieran producido. O, como mínimo, se hubieran gestionado de otra manera diferente.

La asamblea en la que la dirección de la FSA explicó a cargos y militantes ese nuevo reglamento fue una demostración de fuerza. La sala principal de la federación en Oviedo se llenó para la ocasión, haciendo ver el apoyo mayoritario con que cuentan Barbón y los suyos. La intervención del secretario general se centró en hacer ver que el PSOE mantiene sus ideas y principios básicos pero que amolda su normativa interna y su funcionamiento a la sociedad del momento. Un modelo, dijo, «más participativo».

Vino a defender Barbón que el PSOE no puede ser una amalgama de 'baronías' autonómicas -«somos un partido, no 17»- y sobre esa tesis defendió el refuerzo del papel de la ejecutiva federal. Remarcó asimismo que las decisiones ya no pueden tomarse en sanedrines cerrados sino que la militancia debe jugar un papel crucial. Citó, por ejemplo, la elección de cargos, la aprobación de pactos de gobierno o la investidura de presidentes de otros partidos si el candidato socialista no tiene mayoría. Y puso ejemplos concretos.

Abstenciones y vetos

Aludió de forma velada a la abstención socialista que hizo presidente a Rajoy. «Sin el voto de la militancia aquí no hay abstenciones que valgan», zanjó. También a la situación vivida en Oviedo y al veto de la anterior dirección de la FSA a un acuerdo que diese la alcaldía a Podemos. De repetirse un escenario similar «la decisión la tomarán los militantes de Oviedo», aseveró.

Quiere Barbón un PSOE en el que los militantes no sirvan solo para «pagar y pegar». Las decisiones, apostilló la secretaria de Organización, Gimena Llamedo, «ya no serán tomadas solo por unos pocos».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos