Adriana Lastra acusa a las «dos derechas» de «poner en riesgo» el Estado del Bienestar

Adriana Lastra, Wenceslao López y Adrián Barbón, ayer, en la Casa del Pueblo de Oviedo. / MARIO ROJAS
Adriana Lastra, Wenceslao López y Adrián Barbón, ayer, en la Casa del Pueblo de Oviedo. / MARIO ROJAS

La número dos del PSOE defiende que «ya es hora de que la banca eche una mano» para salvar las pensiones

ANA MORIYÓN OVIEDO.

Adriana Lastra tiró ayer de números y estadísticas para dar cuenta de las «duras» consecuencias que la reforma laboral del PP supuso, ya no solo a la clase trabajadora, sino al presente y futuro de las pensiones, y responsabilizó de esta «grave situación» a la derecha. «A las dos derechas», matizó. Porque, argumentó la número dos del PSOE, «si Mariano Rajoy está al frente del Gobierno, si aprobó los presupuestos de 2017 y si no está resolviendo el problema de las pensiones es porque hay una derecha azul y otra naranja». Y de esta manera, recriminando tanto al PP como a Ciudadanos que generen «cortinas de humo» para no hablar de los «verdaderos problemas de la gente» y que «pongan en peligro» el Estado de Bienestar, transcurrió buena parte del discurso que la vicesecretaria general del PSOE ofreció ayer en la asamblea abierta celebrada en Casa del Pueblo de Oviedo.

Adriana Lastra reprochó al presidente del Gobierno que plantee «ahorrar» a los ciudadanos para pagar planes de pensiones privados cuando los trabajadores a duras penas llegan a fin de mes. Tildó de «indignante» que nuestros mayores no tengan garantizada la paga extraordinaria, pero también, añadió, que «mi generación esté convencida de que no va a cobrar una pensión». La también diputada nacional aseguró en este sentido que el sistema de pensiones estará garantizado cuando el PSOE llegue al Gobierno y defendió que la solución pasa por crear un nuevo impuesto a las entidades financieras que recaude hasta 1.000 millones anuales destinados a reducir el déficit de la Seguridad Social. «Ya es hora de que, de manera solidaria, la banca eche una mano», manifestó. Ante las dudas que genera este impuesto, Lastra aclaró que no repercutirá en los ciudadanos porque, de hacerlo, se denunciaría ante el Tribunal de la Competencia. «Se está aplicando en otros países europeos. ¿Por qué en España no?», cuestionó.

Más información

Lastra comentó que el 15% de los empleados no llega a final de mes, que España se ha convertido en el país con mayor temporalidad laboral, que afecta especialmente a las mujeres, y que el 32,7% de los trabajadores únicamente cobra el salario social. Cuestiones que, dijo, preocupan a la ciudadanía y de las que, protestó, no hablan ni PP ni Ciudadanos. «Están ocupados en Puigdemont o en si una palabra se dice así o de otra forma», apostilló en referencia a la polémica generada en torno al uso del término 'portavoza' que empleó Irene Montero (Podemos) y ella misma defendió.

«Cuestión de justicia»

También el secretario general de la Federación Socialista Asturiana (FSA), Adrián Barbón, fue especialmente crítico con los «debates no reales» que generan PP y Ciudadanos para «no hablar de los verdaderos problemas de la gente». Afeó a Rajoy que pretenda que los jóvenes «que no llegan a fin de mes» ahorren para pagar planes de pensiones privados y coincidió con la vicesecretaria general en que es el momento de que la banca «haga un poco de esfuerzo» porque «es una cuestión de justicia».

Wenceslao López, alcalde de Oviedo, abrió la asamblea reconociendo que se había vivido una «década negra» como consecuencia de una crisis global, pero advirtiendo de que en España la situación se ha visto agravada por la reforma laboral del PP. Y el 'procés', completó, «ha beneficiado a la derecha porque ha tapado todas sus corruptelas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos