Adriana Lastra compara a Rivera con el fundador de Falange

Adriana Lastra yPedro Sánchez, en la reunión de la ejecutiva. /EFE
Adriana Lastra yPedro Sánchez, en la reunión de la ejecutiva. / EFE

«Dijo que era Adolfo Suárez para acabar siendo José Antonio», afirmó la vicesecretaria general delPSOE, quien luego pidió disculpas por la comparación

P. DE LAS HERASMADRID.

El PSOE es cada vez más fiero en sus ataques a Ciudadanos. Tanto que en ocasiones se le va la mano. Le ocurrió ayer a la número dos del partido, la asturiana Adriana Lastra. En una comparecencia tras la reunión de la ejecutiva, la vicesecretaria general socialista acusó a Albert Rivera de haber nacido «diciendo que era Adolfo Suárez» para «acabar siendo José Antonio». Unos minutos después, un periodista le recordó que esa es la acusación que hacen en Cataluña quienes pintan el rostro de Rivera en una diana. Y rectificó: «Si le ha parecido que estaba mal, lo retiro».

Desafortunada o no, la comparación del líder de Ciudadanos con el fundador de la Falange responde a una estrategia premeditada del PSOE para desgastar a Rivera de cara a las elecciones catalanas del 21 de diciembre. No en vano, hace solo unos días el propio Pedro Sánchez definió a la formación liberal como «el VOX de la política española».

En la misma línea, Lastra llegó a afirmar que Ciudadanos está «a la derecha de Rajoy» e incluso que «hace bueno al PP» en educación, sanidad y, sobre todo, en política territorial. «Hablan de recentralizar y quitar competencias a las comunidades autónomas», argumentó. Ya después de la comparecencia, bromeó con su comparación en un tuit: «Me confundí de José. Quería decir José María Aznar», dijo con un guiño. Debajo, colgó una foto de Rivera y el expresidente del Gobierno.

Sondeos

El ataque furibundo a Ciudadanos se explica porque es el principal rival del PSCen Cataluña. Todos los sondeos le sitúan como la segunda fuerza más votada, por detrás de ERC, y, pese a que el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, insiste en que está en mejores condiciones para gobernar, tendrá difícil intentar una investidura si no saca más escaños que Inés Arrimadas.

Lastra argumentó que la crisis catalana solo se arreglará si se llega a un acuerdo entre diferentes y que Ciudadanos «nunca tiende la mano a nadie que sea de su perfil ideológico». La formación centrista facilitó en 2015 tanto gobiernos del PSOE (en Andalucía) como del PP (en Madrid). Y el propio Sánchez firmó en 2016 con Rivera un acuerdo que acabó en papel mojado sólo por el veto de Podemos. Pero el PSOE arguye ahora que en este tiempo Rivera «se ha movido».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos