Lastra celebra el giro «a la izquierda» de la FSA y pide «lealtad» a los críticos para ganar en 2019

Adrián Barbón interviene en presencia de José Luis Alperi y Adriana Lastra, ayer, en Mieres.
Adrián Barbón interviene en presencia de José Luis Alperi y Adriana Lastra, ayer, en Mieres. / JUAN CARLOS ROMÁN

La vicesecretaria general, Adrián Barbón y el líder del SOMA coinciden en el mensaje: «Ganamos dentro y ganaremos también fuera»

ANDRÉS SUÁREZ MIERES.

El nuevo PSOE, tanto en Madrid como en Asturias, está convencido de que las victorias internas cosechadas en los recientes congresos, que llevaron al liderazgo a Pedro Sánchez y Adrián Barbón, son el preludio de los triunfos en las elecciones que están por venir, comenzando por las autonómicas previstas para la primavera de 2019. Para que eso sea posible es necesario no olvidar una máxima que ayer remarcó la vicesecretaria general, Adriana Lastra, en el cierre de los actos que esta semana ha dedicado el partido en Mieres a la figura de Manuel Llaneza: «La mejor forma de ganar fuera es ser leales con los de casa y también a nuestros valores». Un mensaje destinado especialmente a los críticos con la dirección de la Federación Socialista Asturiana que también refrendaron el secretario general de la FSA, Adrián Barbón, y el líder del SOMA, José Luis Alperi.

Más información

La referencia de los tres a las victorias internas y externas, en los congresos y en las elecciones, no es casual. Tiene que ver con las palabras de Guillermo Martínez, consejero de Presidencia, portavoz del Ejecutivo regional y uno de los referentes de los críticos, cuyo nombre suena como posible aspirante a las primarias para la candidatura a la Presidencia del Principado en 2019. Esta misma semana, también en Mieres, Martínez dio a entender que el PSOE asturiano debería asumir que la clave no son tanto los triunfos en los procesos internos como los éxitos en las urnas. «No basta con ganar dentro», deslizó.

La nueva dirección socialista tomó nota del mensaje de Martínez y le lanzó réplica. Lo hizo Lastra con esa apelación a la «lealtad», al respeto al resultado de los congresos y al cierre de filas si el objetivo es, de verdad, imponerse en las urnas a la derecha. Habló también del respeto a los valores del PSOE, a los que «nunca hay que renunciar». Y lo remacharon Barbón y Alperi. El número uno de la FSA fue tajante: «Ganamos dentro y ganaremos luego fuera», zanjó. El presidente del SOMA no se quedó atrás. «Primero ganar dentro y luego fuera, vamos a estar donde el PSOE nunca debió dejar de estar», agregó, recordando que los socialistas han sido la opción hegemónica en las alcaldías de las comarcas mineras y ahora su presencia en estos ayuntamientos se ha visto enormemente debilitada.

Lastra aboga por «dar una patada al PP» en las urnas para mejorar pensiones y salarios

La vicesecretaria general cree llegado el momento de que todo el partido, sin excepción, olvide los litigios internos y sume fuerzas para llegar con opciones solventes a los próximos retos electorales. Entiende que «ha podido costar un poco más o un poco menos» pero que una mayoría del partido ha cerrado filas con la nueva dirección de la FSA, «como también todos hemos cerrado filas con el presidente del Principado y el Gobierno». Ya no es tiempo de «trifulcas» y sí de sumar fuerzas, anotó, haciendo un balance positivo de estos primeros cien días de labor de la ejecutiva, celebrando que la organización se haya «ubicado en la izquierda» y aplaudiendo los acuerdos conseguidos con IU, pese a que Podemos se negase a incorporarse y ello supusiese el fracaso de los presupuestos regionales de 2018.

Barbón apostó por la misma receta. «Defensa de la pluralidad interna, compromiso con la unidad y cambio» son, a su juicio, las tres claves por las que pasa el futuro del PSOE. El secretario general, eso sí, dejó claro que las decisiones adoptadas en los congresos son «sagradas» y que no se apartará un milímetro de esa máxima a la hora de diseñar la acción política presente y futura.

El de ayer fue un acto con mucho protagonismo para Manuel Llaneza, cuya figura glosaron todos los intervinientes, y por extensión para el SOMA. El sindicato minero vive ahora tiempos revueltos, enzarzado en una complicada integración en la recién creada federación de industria de UGT que no ha llegado a cuajar. «No permitiremos que nuestra historia se pueda borrar de un plumazo», aseveró con contundencia Alperi. «SOMA es más que cuatro letras, es una historia», añadió. A la reivindicación de su papel pasado, presente y futuro se sumó Lastra, que situó al sindicato como «ejemplo» de lucha por los derechos y los valores de los trabajadores.

La número dos del PSOE, por cierto, llamó a dejar a un lado los debates internos y centrarse en las cuestiones de interés para los ciudadanos. En este punto endureció su discurso para cargar contra el PP, al que quiere «dar una patada» y alejar del poder para, desde la Moncloa, emprender reformas como el incremento de las pensiones o la mejora de los salarios de los trabajadores. Reprochó al Ejecutivo sus incumplimientos en materia de financiación autonómica, que achacó a un gabinete «agotado y paralizado, sin capacidad política».

El discurso de Lastra, por cierto, terminó con una reflexión sobre la trayectoria del protagonista de los actos de Mieres, de Manuel Llaneza, que no dejó indiferente a muchos de los presentes: «Llaneza ha pasado a la historia, otros ven pasar el tiempo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos