UGT afea a Fernández el acuerdo con el PP y pide a la izquierda que pacte

El secretario general de UGT en Asturias, Javier Fernández Lanero, y el líder del sindicato en Gijón, Fernando Díaz Arnáiz, ayer, en la Feria de Muestras. / DAMIÁN ARIENZA
El secretario general de UGT en Asturias, Javier Fernández Lanero, y el líder del sindicato en Gijón, Fernando Díaz Arnáiz, ayer, en la Feria de Muestras. / DAMIÁN ARIENZA

Podemos demora en el tiempo la negociación con IU y lanza una andanada al Gobierno: «Está paralizado, sin ideas ni propuestas»

ANDRÉS SUÁREZ GIJÓN.

El secretario general de UGT en Asturias, Javier Fernández Lanero, afeó ayer al Gobierno regional el acuerdo alcanzado con el PP para sacar adelante los presupuestos de 2017, un entendimiento que calificó de «antinatural», y emplazó tanto al PSOE como al resto de fuerzas de la izquierda a orillar sus diferencias y alcanzar pactos en beneficio de los ciudadanos, de cuyos intereses, dijo, no se preocupa «ni Dios». Pero su llamamiento está, a día de hoy, muy lejos de convertirse en realidad. Una de las tres fuerzas en liza, Podemos, lanzó su enésima andanada contra el Ejecutivo socialista, que considera «paralizado y decadente», y respondió con «interés» pero también sin prisa y sin excesivo entusiasmo al ofrecimiento de diálogo lanzado por IU.

La parálisis política de la región, después de dos años de bloqueo en la Junta General, comienza a agotar la paciencia de los agentes sociales. El líder de UGT no se mordió ayer la lengua a la hora de valorar el escenario. Consideró incomprensible que el Gobierno haya sido capaz de ponerse de acuerdo sobre los presupuestos con el PP y no con el resto de fuerzas de la izquierda, aunque repartió las culpas. Lamentó que entre PSOE, Podemos e IU primen «las fobias y el resentimiento» por encima del diálogo y la negociación, y acusó a sus dirigentes de estar más preocupados por ver «quién manda en la izquierda» que por acordar políticas concretas.

La izquierda, reflexionó Fernández Lanero, está «condenada a entenderse», así que defendió que «cuanto antes lo haga, mejor». Una apelación al consenso que llevó del ámbito estrictamente asturiano al plano estatal, en este segundo caso con el objetivo de combatir las políticas de la derecha, que criticó con dureza.

El problema es que las expectativas de Fernández Lanero distan bastante de llevarse a la práctica. Para eso hace falta encajar tres piezas que ahora apenas quieren ni rozarse. La relación de Podemos y el PSOE sigue siendo como el agua y el aceite y ayer el secretario general de la formación morada, Daniel Ripa, no fue proclive a tender puentes. A su juicio, el Gobierno de Javier Fernández no tiene «ni ideas ni propuestas».

Menos fricción se ve entre Podemos e IU, aunque la formación morada dista mucho de mostrar entusiasmo por el diálogo con la coalición. Ripa consideró «interesante» la oferta para pactar una mejora del salario social pero, de seguido, matizó que a la propuesta de IU le falta concreción jurídica, que «no hay prisa» y que, al menos hasta septiembre, poco saldrá en claro. Da la sensación de que hay muchas miradas puestas en las primarias del PSOE asturiano que a mediados de ese mes elegirá a su nuevo secretario general.

Barbón pide acuerdos

Precisamente uno de los candidatos, Adrián Barbón, que visitó la Feria de Muestras y estuvo en el estand de EL COMERCIO, señaló que en caso de ser elegido trabajará «desde el minuto cero» en la búsqueda de un acuerdo de la izquierda, aparcando «prejuicios» con el objetivo de combatir las políticas de la derecha.

También la FIDMA fue el lugar escogido por el líder de UGT para radiografiar el escenario político y económico. Atacó a izquierda y derecha. En el plano regional, emplazó al Gobierno de Javier Fernández a abordar una revisión del salario social que evite la demora en los pagos. También instó a agilizar algunos capítulos de la concertación que acumulan retraso. En un análisis nacional, cargó contra el Ejecutivo del PP por su política de recortes sociales, pidió un horizonte de futuro para la minería y urgió la puesta en servicio de la variante de Pajares. Amenazó además con un «otoño caliente» si no hay mejoras en la revalorización de las pensiones y las subidas salariales de los trabajadores.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos