Alberto Garzón plantea a las federaciones una 'derrama' para financiar la deuda de IU

Garzón conversa con Pablo Iglesias en una sesión en el Congreso. / EFE
Garzón conversa con Pablo Iglesias en una sesión en el Congreso. / EFE

Convoca a los dirigentes autonómicos ante la «emergencia económica» de la coalición, a la que Hacienda le reclama 1,9 millones por los gastos de las últimas elecciones

DANIEL FERNÁNDEZ GIJÓN.

Las deudas ahogan a Izquierda Unida. La situación económica que vive la coalición es asfixiante y la dirección que lidera Alberto Garzón ha hecho un llamamiento a las federaciones autonómicas ante una situación de «emergencia» en la que se encuentran las arcas de la formación. Según confirmaron a EL COMERCIO fuentes próximas a la dirección federal, el coordinador general ha convocado a los responsables de Organización y financieros de los respectivos territorios a una reunión que se celebrará mañana en Madrid y en la que les propondrá un plan para colaborar en el pago de la deuda más urgente: 1,9 millones que le reclama el Ministerio de Hacienda. O lo que es lo mismo, Garzón plantea algo así como una derrama similar a las que se realizan en las comunidades de propietarios cuando hay que hacer frente a gastos imprevistos.

Los problemas económicos de Izquierda Unida vienen de lejos. Se estima que la deuda de la coalición en estos momentos es de unos ocho millones de euros. Y eso contando la importante reducción de la misma que se ha venido produciendo desde la llegada de Alberto Garzón a la dirección federal, cuando los números rojos de IU superaban los diez millones. Sin embargo, lo que más le apremia ahora es hacer frente al pago de 1,9 millones que le reclama Hacienda. Esta cantidad corresponde al adelanto de la subvención electoral que pidió al Ministerio de Interior para la campaña de las elecciones del 20 de diciembre de 2016. Al no obtener grupo propio, puesto que a esos comicios acudió integrada en la candidatura Unidos Podemos, IU no recuperó esa cantidad que ahora le reclama el Gobierno.

Izquierda Unida ha intentado negociar con Hacienda el fraccionamiento del pago de esos casi dos millones de euros que le reclama. Sin embargo, apuntan desde la dirección federal, el ministerio no aceptó la propuesta y mantiene su reclamación. La delicada situación financiera de Izquierda Unida impide abrir las puertas de los bancos para financiar esa deuda, por lo que la capacidad de la coalición para financiarse queda mermada.

El tiempo corre, pues, en contra de Izquierda Unida, sobre el que empieza a sobrevolar el fantasma del embargo. El tiempo corre en su contra, ya que es previsible que a comienzos del próximos año reciba el último aviso de Hacienda para hacer frente a la deuda. En caso contrario, sus cuentas serán bloqueadas por Hacienda.

Es por ello por lo que Alberto Garzón pide la ayuda de las federaciones autonómicas. Ha llamado a los secretarios de Organización y financieros de las distintas federaciones a una reunión que se celebrará el viernes y en la que les propondrá su propuesta de 'derrama'. La dirección nacional de IU quiere que todos los que forman parte de la coalición -dirigentes autonómicos, diputados, concejales, afiliados,...- colaboren en la aportación de fondos para conseguir los 1,9 millones de euros que le urgen.

Paga extra de diciembre

Alberto Garzón propondrá a las federaciones un aporte de dinero. No hay fijada una cantidad, aunque según fuentes próximas a la dirección federal «pueden llegar a ser draconianas». Se barajan cifras que puedan oscilar entre los 50.000 y los 100.000 euros. También se planteará un incremento en el porcentaje que las donaciones que los políticos liberados de la coalición ya realizan a la coalición. Incluso no se descarta que el coordinador general plantee que todos estos cargos públicos donen al partido la paga extra del mes de diciembre.

Además de a las federaciones autonómicas y cargos políticos liberados, Izquierda Unidad también pedirá a los afiliados que colaboren en esta 'derrama'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos